/
Buscar

“No me lo mezan al Nene”

Julio 30, 2015
Compartir:

Hasta hace 6 años atrás, cuando a Humberto Acuña, le preguntaban por qué no se presentaba como candidato aunque sea como regidor a la MPCh, siempre contestaba, “todavía no estoy preparado. No es mi momento, más adelante seguro me presentaré”. Sin embargo algo pasó, para que en el 2010, el Presidente-Fundador de APP, César Acuña, anunciara que el menor de sus hermanos sería el candidato de su partido para la Presidencia del Gobierno Regional.  Dicen algunos de sus íntimos que César le dijo, “Si tú no eres el candidato, no hay apoyo en Lambayeque”.

La presión surtió efecto. El Nene, como lo conocen en familia y en círculos amicales, no tuvo más remedio que aceptar.  Humberto sabía de sus limitaciones y temía que una derrota  no solo lo perjudicara personalmente, sino que también le hiciera perder imagen al partido. Hizo de tripas corazón y aceptó disciplinadamente, la disposición y el reto que conllevaba.

Realizó una campaña muy generosa en cuanto a parafernalia política se refería y muy franciscana en cuanto a debates y discursos se trataba. Era evidente que Humberto sufría los avatares de un debutante, a quien todos sus contendores, querían tratarlo como saco de boxeo. Fueron pocos los mítines que lo tuvieron como orador protagónico, pero si muchos los vecinos que lo vieron caminar sus calles en las ciudades y pueblos jóvenes, en todos los distritos de las tres provincias.

Recuerdo que en una ocasión cuando entrevisté a  Manuel Valverde, el joven aprista convertido en su más encarnizado rival, me dijo “Mañana a las 6 de la mañana voy a ir a su casa a esperarlo que salga, para exigirle que debata conmigo. No se me va a escapar”. Sin embargo el Nene fue más astuto. Supo eludir a Valverde y las veces en que pudieron estar frente a frente, nunca pudieron debatir, por que quienes organizaban los aparentes “debates”, lo que hacían para tranquilidad del Nene, era disponer una simple exposición de los Planes de Trabajo que ofrecían. Lectura nada más. Nunca debate. Nunca discusión de ideas. Y finalmente ganó el debutante.

Claro, hubo segunda vuelta, pero ya sabemos que cuando esto pasa, los votos que inicialmente no los favorecieron, suelen ir para el que genera menos anti cuerpos. Y la balanza se inclinó para APP. Era presidente alguien que no se había preparado para serlo. Alguien, que había querido esperar unos cuántos años más, para entrar de lleno en política activa, pero al igual que cuando su segunda hija llegó a la vida, el Nene, tuvo que asumir una responsabilidad, ante circunstancias adversas y difíciles.

Dos hombres fueron fundamentales en su primer gobierno. Francisco Cardoso, a quien designó como gerente general y Juan Pablo Horna, su vicepresidente. Haciendo un símil con un equipo de fútbol, podría pensarse que ambos le dijeron “Anda Nene, tú haz los goles, nosotros hacemos las tareas necesarias para que tú los consigas”. Dicen que no había mucha química entre Paco y Juan Pablo, pero ambos mantuvieron una misma línea de respaldo y lealtad a Humberto, que le permitieron al presidente, poder hacer una buena labor, en la consecución de  los fondos que se requerían, para tener un presupuesto digno en la región.

Los que lo conocen saben que el Nene, es un hombre de palabra. Amigo de sus amigos, suele defenderlos hasta extremos peligrosos. Confió desde el saque en gente de las canteras de la USS. Tardó algún tiempo en darse en cuenta que no todo buen profesor de aula, es un buen funcionario en el campo y mientras se dio cuenta, empezaron a surgir las denuncias, que sin duda, mellaban su imagen y el del lema de “Concertación sin Corrupción”.  Sin embargo tuvo la buena suerte que muchas denuncias, fueron archivadas o desestimadas en el Ministerio Público. Mucha buena suerte, dirían algunos.

Era evidente que Humberto, había hecho muy buenas migas en el MP, algunas fotos que circularon primero en redes y luego en algunos medios, no solo confirmaron su relación amical, con Carmen Miranda, por entonces presidenta de la Junta de Fiscales y cuyo esposo trabaja en la Gerencia de Agricultura, allí donde también llegó a trabajar quién era la administradora de la fiscalía, la CPC Carolina Ramos y que de acuerdo a algunas versiones, tomó distancia de Miranda y tuvo que salir. Son las mismas versiones que señalan que a partir del momento en que Ramos llegó  a Agricultura, se le terminó la buena suerte en el MP a Humberto Acuña.

Es difícil de probar, pero hay extrañas coincidencias, con el reinicio de esas investigaciones archivadas. Quizás también lo de Torres Gonzáles, haya influido para que vuelvan a ponerse en vigencia esos casos. Lo cierto es que hoy el Nene, tiene ya procesos judicializados y algunas decenas de denuncias,  haciendo fila en la Fiscalía, esperando ser  calificadas. Es casi seguro, que en lo que resta del año, veamos al Nene, sentado en el banquillo de los acusados. Veremos entonces de qué está hecho, si de la misma madera de los “de la raza distinta”, o de aquellos que ante la inquisición acusadora de un fiscal pertinaz, le empiezan a temblar las piernas.

Algunos fiscales y no me queda duda, sus adversarios políticos, querrán tenerlo al Nene, contra las cuerdas. Y casos habrá que les faciliten la tarea.  Voy a mencionar algunos, a los que el equipo legal que respalda a Humberto deberán prestarle mucha atención, tal cual lo harán sus adversarios. El caso de la Avenida Chiclayo, obra que se gestó en el gobierno humanista, en cuanto a aprobación de presupuestos y entrega de los primeros desembolsos del total de 54 millones de soles. Con falencias desde su inicio, ésta obra que está en funcionamiento, se encuentra en arbitraje, con consecuencias imprevisibles y que con seguridad, sino antes, al finalizar la gestión va a ser motivo de denuncia en el MP.

El Caso de las Obras de Saneamientos de Villa Hermosa. Obra mandada a hacer, por el GRL, seguramente con la mejor intención, pero que ha sido rechazada por la población, por el mal olor y sabor del agua, a pesar que las pruebas que se le ha hecho, señalan que está apta para el consumo  humano. El problema no acaba allí, pues en Epsel, luego de recibir a regañadientes la obra, exigen que se haga una inversión adicional a costas del GRL, que implica una nueva tubería de conducción.

El caso del Paseo Yortuque, con una inversión superior a los 14 millones de soles, que la ha cambiado la cara a un sector de entrada a la ciudad. Todo muy bonito, aunque falten muchos detalles, para hacerlo más hermoso todavía. El arquitecto García Ramírez, había denunciado varias fallas, que fueron respondidas por el responsable de Infraestructura del GRL, Fidel Ortiz, pero tanto el denunciante como quien le respondió, no se fijaron en el tremendo error de haber construido el paseo, sobre tuberías de desagüe malogradas. Ya empezó el peloteo entre el GRL y Epsel. Pero al parecer será el poder Judicial, el que determine quién tuvo la razón.

El Caso de la Prolongación de la Avenida Bolognesi, que al igual que el Paseo Yortuque, era una obra municipal, pero que el Nene, la asumió  porque en el Ministerio de Economía y en el de Vivienda, confiaban en él y no en el alcalde de Chiclayo. Dicen que se verá si fue un buen trabajo cuando vengan las lluvias de El Niño, pues al decir de algunos no tiene drenaje pluvial. Pero además, con seguridad, en el 2019, si APP pierde la Gobernación regional, se abrirán procesos investigatorios, sobre los pagos por las expropiaciones de los terrenos requeridos para la ampliación. Y el Nene será protagonista principal.

Y claro no sigo detallando algunos otros casos, por razones de espacio, pero los menciono. El local y la implementación de los Bomberos de Monsefú. La compra de patrulleros y motos, hecha en el 2013, para donarlas a la PNP. La recepción de cartas fianzas fraudulentas. El tema del mercado del pueblo, en donde se preguntarán, llegado el momento, cómo quedó el informe de Defensa Civil, que dijo que estaba inhabitable y aun así firmaron convenio con la MPCh.

El cielo empieza a mostrar nubarrones en la segunda gestión apepista. Haría bien el Nene, en dejar de minimizar los hechos que se le cuestionan. Eso de “no pasa nada”, ya no es válido para éste tiempo. Hay que preocuparse y hacerlo con seriedad y por eso sería bueno que quiénes están en su círculo íntimo, lo entiendan así, pues de lo contrario alguien dirá por allí, “No me lo mezan al Nene”

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com