/
Buscar

Una piñata llamada Epsel

Julio 22, 2015
Compartir:

Todos quieren pegarle. Muchos quisieran romperla, empezando por nuestras más encumbradas personalidades y  hasta los más humildes usuarios del  sistema. Epsel, es sin duda una de las empresas que genera más controversia en la Región. Claro que la mayoría nos mortificamos y nos preocupamos  por lo que pasa en Chiclayo, pero no tenemos la menos idea de lo que sucede en localidades alejadas como Oyotún. Nueva Arica, Motupe, Olmos, entre otras. Allí donde el servicio se da por horas, o las tuberías de desagüe no funcionan o las aguas servidas se arrojan a dónde apunte la tubería.

Y las críticas normalmente se hacen sobre los trabajadores, como si ellos fueran los únicos responsables. Claro que hay aquellos que no se identifican con su empresa, los que maltratan a  los usuarios cuando presentan sus reclamos. Pero la gran mayoría de laburantes en Epsel, a nivel de empleados y obreros son gente responsable, que sufre y se preocupa por lo que pueda pasar a su empresa. Yo tuve la suerte de ser Director de la Empresa por poco más de dos años, gracias a una gentileza de Miguel Ángel Bartra y algo conocí del trabajo que allí se desarrolla.

Por aquellos años, los alcaldes y regidores podían formar parte del Directorio y era entendible que cada quién tratara de llevar la mayor “cantidad de agua para sus molinos”. Eran los años de los Planes Maestro de Agua y de Alcantarillado, que había trabajado el gobierno de Fujimori, ante la presión de los vecinos de Chiclayo y JLO especialmente. Me acuerdo que muchos entre José Mires Rimarachín, que fue uno de los más peleó para que se construya el “Emisor Norte-Norte”, me decían, “Ya no tenemos sitio en nuestros corrales, para construir pozos ciegos”. No mentían, ni exageraban. Lo constaté muchas veces, cuando con Miguel Ángel, visitábamos el distrito.

Recuerdo que una de las primeras acciones que hizo Bartra, fue designar al ingeniero Julio Ríos Sousa, como jefe de los Planes Maestros.  Por entonces también era director de la empresa el reconocido ingeniero Pablo Calle Corzo, hoy fallecido, “¿Y quién este Ríos Sousa. Qué ha construido. ¿Cómo le han podido dar tamaña responsabilidad?  Cuando lo conoció y lo trató, se convenció de su calidad personal y profesional y estuvo siempre cerca de él, “hay que apoyarlo” me decía, reconociendo hidalgamente como un error, sus primeras  opiniones.

Castillo Chirinos, había firmado los convenios con los gobiernos de Alemania y Francia, para llevar adelante los Planes Maestros, pero no porque él hubiese conseguido los apoyos, sino porque así lo dispuso el gobierno fujimorista.  Al designar a Ríos Sousa, Bartra  le pidió que revisara los convenios, sobre todo por el tema de los impuestos, dado a que el MEF, decía que se tenían  que pagar, aun cuando lo que viniera fuera  una donación, como era el caso de Alemania. Entonces Ríos descubrió que los franceses, tan generosos, tan colaboradores y también tan fenicios, habían logrado que el “sabelotodo” firmase un convenio en el que se incluía, “la venta de ARENA francesa, para unos filtros que se iban a instalar en la nueva Planta de Agua.

Cuando rechazamos, tan absurda venta, los franceses casi suspenden el crédito, pero su gobierno entendió, que no podía abusar de la “ingenuidad o ignorancia” de un petulante y pasarle la factura a otra administración que descubrió el despropósito. Todos los que me conocen saben que yo no tengo ninguna simpatía por Fujimori, pero debo ser sincero al decir que fue él  y su gobierno los que permitieron que gran parte de los chiclayanos tuviésemos un mejor servicio de agua y alcantarillado.

No es verdad como acaba de postear en su muro de Facebook el ex alcalde, “así como tampoco recibimos un centavo para resolverlos graves problemas que enfrentaba nuestra ciudad, con la carencia de servicios de agua potable,  alcantarillado y tratamiento de aguas residuales”. Y no es correcto que se pavoneé, diciendo que,  “Esos problemas pudimos resolverlos instalando nuevas redes de agua potable de acero dúctil y construyendo una moderna Planta de Tratamiento de Agua Potable y nuevas redes de alcantarillado y una gigantesca Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, en las Pampas de San José”.  Eso es más falso que una catedral construida en el Himalaya. Todo lo que Castillo dice haber hecho, lo hizo Bartra, pero bueno eso es parte de la historia de Epsel, que la puedo contar, porque participé de ella.

Sin embargo, las páginas de esa historia, se siguen escribiendo, ahora con nuevos escribidores, algunos de los cuales, sabían poco o nada de la realidad de la empresa, o llegaron a ella con otros intereses.  Entre los que poco sabían está, para mí sin ninguna duda, el actual alcalde David Cornejo.  Tan cierta es mi afirmación, que en su Plan de Gobierno, documento oficial presentado ante el JNE, APP-Corneo señalan refiriéndose a la empresa, “Puesta en marcha del Plan de buen servicio de Epsel, con presencia de las municipalidades distritales y Provinciales, participantes de su capital social, incorporando a la mesa de trabajo al sindicato de trabajadores de esa entidad  y a los colegios profesionales respectivos. Restructuración administrativa para dedicarle a su trabajo netamente técnico empresarial de servicio a la comunidad”.

Están pasando ya 7 meses de la gestión cornejista y de esa mesa de trabajo, ni una sola pata se ha constituido. ¿Por qué?, pues porque Cornejo no tiene el norte claro y de eso se han aprovechado varios aventureros, que le han hecho creer que si quiere, ellos podían bajarle hasta la luna. No de otra manera se explica, el zigzagueante comportamiento del alcalde. Ante una protesta de los trabajadores de Epsel, los amenazó con darle pase a la propuesta de Graña y Montero y sus socios los chilenos-españoles  de Aqualogy. Cuando lo hicieron ver su error retrocedió y dijo que lo iba a analizar mejor.

Después lo hicieron hablar de una Alianza Público-Privada (APP)  y dicen que le gustó la idea, por la similitud de las siglas, pero le dijeron que eso no estaba bien, porqué el dinero que en su mayor parte lo iba a poner el estado, iba a ser manejado por la empresa privada y solo se iba a destinar a Chiclayo, JLO y La Victoria. Al resto de municipios socios del sistema  no les iban a dar ni el saludo. Se opusieron del saque Jacinto Muro y Ricardo Velezmoro y volvió a retroceder. Pero como los fenicios siguen a su lado, sin ningún logro visible que mostrar lo volvieron a convencer para que presente una nueva opción. 

Ésta vez, fue el Régimen de Administración Temporal, sistema creado para las empresa que están prácticamente en quiebra, que no es el caso de Epsel.Y entonces Cornejo ha comenzado a mandar señales, que le permitan apuntalar los consejos de quienes quieren privatizar la empresa.  Hace algunos días señaló sin ningún sustento, que en “En Epsel hay 270 trabajadores como  excedente y deben irse” y luego se refirió a la población laboral diciendo que “hay 620 trabajadores y la empresa puede funcionar con solo 350”. Pilar Cabrera la combativa dirigente sindical, lo aclaró, “somos 730 y durante lo que va del años han entrado casi 30 personas”

Pero Cornejo, sintiendo que el cargo de alcalde, le queda chico y que su “principal asesor”, le ha dicho que en honor a su nombre “es su preferido”, ha dispuesto cual emperador  medioeval,  que el gerente de EPSEL, Néstor Salinas, tiene hasta las fiestas patrias para reestructura la empresa. “Creo que Salinas hace un buen trabajo, pero le exijo resultados, lo que significa que haya cambios de funcionarios. No se puede dilatar el tiempo”. O sea Salinas trabaja bien, pero los funcionarios no sirven, o sea rotarlos es la solución, o sea no importa, cuando tengan otros puestos, ya van a trabajar mejor.  Alcalde, no será acaso Néstor Salinas, el principal problema de EPSEL. ¿Qué le ha dicho su hombre en la empresa. Sí,  aquel que llevó a la exconsejera Maritza Mocarro a trabajar como activista social. Para Cabrera lo dicho por el alcalde son “expresiones hitlerianas, que rechazo enérgicamente”

Ya son varios los que me han dicho que Cornejo se parece mucho a Castillo. Autoritarios,  déspotas. Insensibles a opiniones en contrario de las suyas. Se sienten  iluminados, predestinados convencidos de ser los dueños de la verdad, de tener la solución para todo.Pero mientras el ex alcalde puede mostrar algunas obras producto de sus tres gestiones, el actual todavía no culmina ninguna. Y entonces prefiere como cualquier niño en su fiesta infantil, pegarle para ver que sale a,  UNA PIÑATA LLAMADA EPSEL.  

 

 

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com