/
Buscar
La Vocación de Maestro | Llorar sobre la lluvia derramada | Autoridades y dirigentes de Chiclayo: Mucha bulla y ‘peliculina’ | Ante una violación constitucional | El pueblo reacciona | Siguiendo la ruta de los pagos a ejecutivos de la Concesionaria Trasvase Olmos en cuentas Offshore | Otra vez se frustra ejecución de obra de agua y desagüe en La Victoria por apelación de consorcio | Discrepancias por acuerdo limítrofe con la Libertad por el caso Chérrepe es un tema de nunca acabar | “Esperamos que no pase a mayores y que no haya más gente del partido comprometida” | En Monsefú y San José firman contratos para obra de saneamiento sin respetar observaciones del OSCE | Niños se benefician con programa de responsabilidad social empresarial | UCV renueva su curricula con motivo de un mejor aprendizaje | Trabajador de Epsel asegura que no le aumentaron irregularmente el sueldo, pero el OCI investiga | Consejo universitario de la UNPRG ordena que Velezmoro regrese a su cargo en esta alma máter | Solo 3 proyectos de los 22 presentados fueron aprobados por el Concejo en los dos años de gestión de la MPCh | Odebrecht cobró indebidamente más de 50 millones de dólares por sobrestimación de tarifa en trasvase de agua | TV Y CONCORTV | No se salva ninguno | ¡Con mi dinero no te metas! | La memorable entrevista a Larcery Díaz | Fuertes olas de calor continuarán en Chiclayo | Nuevas herramientas del Osce para denunciar a postores que presenten documentación e información falsa | Consejero regional cuestiona a la Fiscalía por cómo investiga caso de la pérdida de S/ 10 millones en medicina | Henry Chiclayo revela que la MPCh solo tiene 14 compactadoras de basura para toda la ciudad | Constructora COSAPI ya no subsanará deficiencias en colegio San José porque Tribunal Arbitral así lo dice |
Síguenos:

Solo cuentan las agendas y El Niño

Octubre 07, 2015
Compartir:

El ‘culebrón’ de las agendas de Nadine, la verdad me tiene hasta la coronilla. No tiene ni tendrá cuándo acabar, como los tantos y tan conocidos desmadres que uno a uno se han ido perdiendo en el olvido. Que importa si son truchas o no, si son o no de ella y si su letra y sus números que reflejan cifras astronómicas de dinero pertenecen a su puño gráfico, eso desde ahora les aseguro que nunca será esclarecido, máxime si la mal llamada primera dama lo está negando de cabo a rabo y en todo los sentidos.

Dicen que es un cargamontón o una persecución política, eso será su problema, a los peruanos, principalmente a los más empobrecidos qué les puede importar. Por enésima vez se nos tiene que estar embudinando estos entuertos, llenando diariamente portadas, páginas completas y espacios periodísticos con estas idas y venidas, con el “sí son, pero no son”.

Eso es la comidilla de todos los días, mientras día a día y con menos aspavientos se nos hace saber que estamos ad portas de un gran fenómeno llamado El Niño, quien de un “sopapo” nos dejará “con una mano adelante y otra atrás”, sin posibilidad alguna de defendernos y protegernos de este devastador evento pronosticado como tal, máxime si el poco dinero asignado para paliar en parte sus estragos, solo servirán para arrimar la arena en las riberas de los ríos o limpiar las yerbitas de las acequias y drenes, con el ingrediente obligatorio de que aquellos organismos a través de sus funcionarios encargados de gastar los dineros asignados, de refilón se lleven su parte cuando sutilmente y sin control alguno contraten a sus amigotes o al mejor postor para ejecutar las obras sin conocer la zona por ser foráneos y no contar con la experiencia debida, más aun si solo saben vender clavos cemento y fierro y en algunos casos, alquilar maquinaria que no la tienen.

Siempre será así, en una emergencia todo puede suceder, si no recordemos como Pisco, hasta hoy no se recupera de los embates del terremoto del 2007, pese a la asignación de ingentes cantidades de dinero que fueron seguramente a parar a los bolsillos de los grandes operadores, quienes en pleno terremoto, inclusive, compraron paquetitos de galletas y refrescos a precios diez veces más de lo que podía encontrarse en la bodega de la esquina.

Mientras tanto, las famosas agenditas y las triquiñuelas de los supuestos propietarios siguen dando mucho que hablar, haciéndonos creer que “no pasa nada” y que todo lo encontrado no es cierto por donde lo quieran ver. ¡Que les crea ya saben quién!

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com