/
Buscar
La Vocación de Maestro | Llorar sobre la lluvia derramada | Autoridades y dirigentes de Chiclayo: Mucha bulla y ‘peliculina’ | Ante una violación constitucional | El pueblo reacciona | Siguiendo la ruta de los pagos a ejecutivos de la Concesionaria Trasvase Olmos en cuentas Offshore | Otra vez se frustra ejecución de obra de agua y desagüe en La Victoria por apelación de consorcio | Discrepancias por acuerdo limítrofe con la Libertad por el caso Chérrepe es un tema de nunca acabar | “Esperamos que no pase a mayores y que no haya más gente del partido comprometida” | En Monsefú y San José firman contratos para obra de saneamiento sin respetar observaciones del OSCE | Niños se benefician con programa de responsabilidad social empresarial | UCV renueva su curricula con motivo de un mejor aprendizaje | Trabajador de Epsel asegura que no le aumentaron irregularmente el sueldo, pero el OCI investiga | Consejo universitario de la UNPRG ordena que Velezmoro regrese a su cargo en esta alma máter | Solo 3 proyectos de los 22 presentados fueron aprobados por el Concejo en los dos años de gestión de la MPCh | Odebrecht cobró indebidamente más de 50 millones de dólares por sobrestimación de tarifa en trasvase de agua | TV Y CONCORTV | No se salva ninguno | ¡Con mi dinero no te metas! | La memorable entrevista a Larcery Díaz | Fuertes olas de calor continuarán en Chiclayo | Nuevas herramientas del Osce para denunciar a postores que presenten documentación e información falsa | Consejero regional cuestiona a la Fiscalía por cómo investiga caso de la pérdida de S/ 10 millones en medicina | Henry Chiclayo revela que la MPCh solo tiene 14 compactadoras de basura para toda la ciudad | Constructora COSAPI ya no subsanará deficiencias en colegio San José porque Tribunal Arbitral así lo dice |
Síguenos:

Un nuevo reto para decidir bien

Agosto 05, 2015
Compartir:

En la vida hay decisiones determinantes que hay que tomar, algunas de ellas para mejorar nuestra vida personal y otras para decidir el futuro de nuestro entorno familiar y la comunidad en la que vivimos, por lo tanto, estas deberían ser bien pensadas, consensuadas familiarmente y mejor aun comunitariamente.

Estas decisiones, que no dejan de ser importantes, se repiten cíclicamente cada 4 o 5 años cuando tenemos que elegir a las autoridades locales, regionales, presidenciables y congresales, quienes tendrían que liderar las políticas públicas, legislar para su mejora y perfeccionamiento en su ejecución administrativa y presupuestal, claro está que no siempre, por no decirlo en la mayoría de los casos no han sido acertadas.

En los venideros meses de este año y los primeros del próximo, entraremos a un nuevo periodo de definición electoral. Es probable que no sea el mejor escenario que nos ha tocado vivir, podría ser inclusive uno de los más difíciles y controversiales momentos para elegir, máxime si en esta etapa de efervescencia y obsesivo síndrome de ostentar el poder, los mismos candidatos de siempre no solo utilizaran sus estrategias con diseños costosos, sino que valiéndose de adjetivos e insultos de los bajos fondos tratarán entre ellos de eliminarse, poniendo en segundo plano el debate alturado, las ideas y propuestas pragmáticas y realistas que el electorado necesita para elegir bien, sin considerar que nuestro voto será el que decida al nuevo gobernante que tendrá a cargo los destinos de nuestro país, quienes hasta ahora nos han llevado a vivir en un país cada vez más inseguro e inmoral.

Por ello, es imprescindible y necesario que nos planteemos la siguiente interrogante. ¿A quiénes tenemos para elegir? Por ahora son los mismos de siempre, dos de ellos fracasados e investigados, un tercero habido de llegar al poder para saciar su tan postergada obsesión de liberar a su desgastado progenitor y gobernar bajo la sombra del funesto régimen devastador de la década del 90 y un cuarto camaleónico con nacionalidad diferente a la nuestra y con una comparsa de jóvenes que creen en él porque no lo conocen del todo bien y porque solo saben de su existencia por lo que les comenta en la redes sociales y cuando se dirige a ellos en los lugares exclusivos de algunas ciudades privilegiadas de nuestro país.

Hasta aquí paro de contar, de los outsiders ni que hablar, estos no existen ni deberían estar en la lid electoral y si por casualidad lo están, no deberíamos ni mirarlos ni escucharlos, son un riesgo latente para la gobernabilidad y la estabilidad democrática, ellos no tienen un sustento partidario y una ideología consistente, son una ilusión electoral y un voto perdido.

En conclusión, será nuestro voto quien decidirá quién nos debe gobernar en el próximo quinquenio, tremendo reto por demás difícil que tendremos que asumir, también tenemos el tiempo necesario y prudencial para elegir bien, sin apasionamientos por cierto, sin intereses partidarios y personalizados.

De charlatanes y vendedores de cebo de culebra ya estamos hartos, de cholitos disfrazados de mendigos cuando son todo lo contrario, más aun, de gente que no trabaja y vive como si lo hiciera, más todavía, y de aquellos técnicos y sabelotodo peor aún. ¡Dios nos de sabiduría para elegir bien!        

                   

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com