/
Buscar
Entre el GRL y la MPCh se revertió y truncó más de S/ 120 millones en proyectos para la población | Denuncian que pésimas condiciones para el recojo de basura atenta contra la vida de trabajadores | Los aparentes negocios familiares del alcalde de Mochumí que la Fiscalía está investigando | “No podemos ser parte de un circo… él se cree el dueño de la verdad… yo no le tengo miedo a Cornejo Chinguel” | Con partida falsa pretenden ganar juicio para apropiarse de terreno de más de 4 hectáreas | Autoridades le dan la espalda al único Museo de la Independencia que existe en la región | Una tremenda dilación por las presuntas deficiencias de funcionarios se vive en millonaria obra de Mocupe | Club Unión Chiclayo apuesta por el básquet como alternativa de cambio en los jóvenes | ¡Muchas Gracias, Sandra Wiesse Eslava! | El crecimiento económico de Kuczynski | ¿Cuándo se Jodió la región Lambayeque? | #MinistraFeminismoEs | TRAS EL 28 DE JULIO | Exitosa patinada | Los libros de su autoría: La cuestionada venta del vicerrector Ernesto Hashimoto a la UNPRG | Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Defensor del Pueblo a favor de intervención de OTASS en Epsel | Lozano: “APP tiene que reivindicarse con sus provincias… no porque alguien falló le cerraremos la puerta a todos” | Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento en la sociedad | Por tercera vez se posterga millonaria obra de saneamiento en La Victoria | Los rasgos y rostros perdidos de nuestra cultura debe encender más de un alarma | Conozca a Oliver Fernández la promesa del skateboarding en la Capital de la Amistad | Municipio de Lambayeque tendrá que pagar más de 21 millones de soles a favor de 270 trabajadores | Un año de debilidad en el gobierno | Coyuntura política en frases |
Síguenos:

Dios, patria y humanidad

Octubre 27, 2016
Compartir:

Es lema del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú que el pasado 19 de octubre perdió a tres valerosos hombres quienes en cumplimiento de su sacrificada labor perecieron al intentar sofocar el incendio ocurrido en un almacén de medicamentos del Ministerio de Salud en el distrito limeño de El Agustino. Me refiero al subteniente Alonso Salas Chanduví, el teniente brigadier Raúl Lee Sánchez Torres y el seccionario Eduardo Jiménez Soriano quienes entraron a rescatar a personas que podrían haberse desmayado por el humo cuando el techo les cayó encima y luego de casi 12 horas de ardua labor estos tres valerosos hombres de la Compañía Italiana de Bomberos Voluntarios Roma 2 del Cercado de Lima fallecieron. Este hecho que sin duda ha conmocionado no solo a los deudos de estos tres valerosos bomberos, sino al país entero, abre una vez más la polémica sobre las condiciones en la que los hombres de rojo deben realizar su abnegada labor. De acuerdo con la Ley N° 27067 promulgada en 1999, Ley del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, en su artículo 3º, inciso 3.1 respecto de las funciones de esta institución se destacan: Formular, coordinar, aprobar, ejecutar y supervisar planes y programas relacionados con la prevención y combate de incendios. Más adelante, en el inciso 3.2 se precisa: estas funciones serán ejercidas a título gratuito. ¿Debería percibir el bombero peruano un salario que le permita cubrir sus necesidades personales y familiares?

Considero, por un lado, que la labor de un bombero es sui generis entre los oficios y profesiones que existen en el mundo entero, porque su desempeño no está supeditado a ninguna compensación pecuniaria; es decir, nadie en este país podría cuestionar la entrega y abnegada labor que realiza un bombero, quien incluso es capaz de sacrificar su propia vida por la de otros. Por otro lado, ante posibilidad de convertir la actividad de un bombero en asalariada, realmente ¿esto significaría mejorar la calidad de vida de los hombres de rojo o acaso el salario atraería a muchas más personas, hoy desempleadas y  sin vocación de servicio, a tomar la labor de bombero con una fuente de ingresos? Desde mi punto de vista, considero que no se debe perder la mística de servicio que siempre ha caracterizado la sacrificada labor de los bomberos. Sin embargo, resulta innegable que se necesita mejorar las condiciones en la que estos realizan su trabajo; por ejemplo: un seguro de vida que incluya una cobertura para atender enfermedades o accidentes como resultado de su labor y en otros casos pensiones de invalidez o de gracia para sus familiares cuando lamentablemente - como en este caso-, han llegado a perder la vida. Por último, más allá de la responsabilidad que le compete al Estado de mejorar las condiciones laborales de los hombres de rojo, pregunto: ¿No le corresponde también a la sociedad civil y al sector privado contribuir con apoyar la labor heroica que realizan cientos de bomberos en el Perú? Se podría aprovechar el próximo 05 de diciembre, “Día del Bombero Peruano”, para recaudar fondos a través de una colecta pública como la “Teletón” e intentar ayudar a estos sacrificados hombres que sin duda honran el sagrado lema de su institución: Dios, Patria y Humanidad.

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com