/
Buscar
La Vocación de Maestro | Llorar sobre la lluvia derramada | Autoridades y dirigentes de Chiclayo: Mucha bulla y ‘peliculina’ | Ante una violación constitucional | El pueblo reacciona | Siguiendo la ruta de los pagos a ejecutivos de la Concesionaria Trasvase Olmos en cuentas Offshore | Otra vez se frustra ejecución de obra de agua y desagüe en La Victoria por apelación de consorcio | Discrepancias por acuerdo limítrofe con la Libertad por el caso Chérrepe es un tema de nunca acabar | “Esperamos que no pase a mayores y que no haya más gente del partido comprometida” | En Monsefú y San José firman contratos para obra de saneamiento sin respetar observaciones del OSCE | Niños se benefician con programa de responsabilidad social empresarial | UCV renueva su curricula con motivo de un mejor aprendizaje | Trabajador de Epsel asegura que no le aumentaron irregularmente el sueldo, pero el OCI investiga | Consejo universitario de la UNPRG ordena que Velezmoro regrese a su cargo en esta alma máter | Solo 3 proyectos de los 22 presentados fueron aprobados por el Concejo en los dos años de gestión de la MPCh | Odebrecht cobró indebidamente más de 50 millones de dólares por sobrestimación de tarifa en trasvase de agua | TV Y CONCORTV | No se salva ninguno | ¡Con mi dinero no te metas! | La memorable entrevista a Larcery Díaz | Fuertes olas de calor continuarán en Chiclayo | Nuevas herramientas del Osce para denunciar a postores que presenten documentación e información falsa | Consejero regional cuestiona a la Fiscalía por cómo investiga caso de la pérdida de S/ 10 millones en medicina | Henry Chiclayo revela que la MPCh solo tiene 14 compactadoras de basura para toda la ciudad | Constructora COSAPI ya no subsanará deficiencias en colegio San José porque Tribunal Arbitral así lo dice |
Síguenos:

El príncipe de los ingenios

Septiembre 28, 2016
Compartir:

Un 29 de septiembre de 1547 nace en Alcalá de Henares (España),  la máxima figura de literatura española. Miguel de Cervantes Saavedra fue hijo de don Rodrigo Cervantes y doña Leonor de Cortinas  convirtiéndose de esta manera en el tercero de siete hermanos de una modesta familia complutense que debió superar varios escollos económicos hasta establecerse en la capital española, donde el “Príncipe de los ingenios” se aficionó al teatro viendo las representaciones de Lope de Rueda. El 7 de octubre de 1571 participó en la batalla de Lepanto, «la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros», formando parte de la armada cristiana, dirigida por don Juan de Austria. En dicha batalla naval, Cervantes salió herido de dos arcabuzazos en el pecho y en una mano. De ahí procede el apodo de “Manco de Lepanto”, que se interpreta mal, pues la mano izquierda no le fue cortada, sino que se le anquilosó al perder el movimiento de ella cuando un trozo de plomo le seccionó un nervio; estaba, pues, tullido de la mano izquierda.

“El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha” (1605) es sin lugar a dudas la obra cumbre de este ilustre escritor español e incluso esta magnífica novela de caballería por considerarse «el mejor trabajo literario jamás escrito», encabezó la lista de las mejores obras literarias de la historia, que se estableció con las votaciones de cien grandes escritores de 54 nacionalidades a petición del Club Noruego del Libro en el 2002. La Primera Parte está dividida, a imitación del Amadís de Gaula, en cuatro partes. La novela comienza describiéndonos a un hidalgo pobrecuyo exacto nombre solo se revelará al final de la obra: Alonso Quijano—, oriundo de un lugar indeterminado de La Mancha, quien enloquece leyendo libros de caballerías y se cree un caballero andante medieval. En efecto, rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo, y fue que le pareció convenible y necesario, así para el aumento de su honra como para el servicio de su república, hacerse caballero andante.

Como se sabe, la novela fue recibida en su tiempo como un libro, en palabras del propio Cervantes, "de entretenimiento", como regocijante libro de burlas o como una divertidísima y fulminante parodia de los libros de caballerías. Intención que, al fin y al cabo, quiso mostrar el autor en su prólogo y en el párrafo final de la segunda parte, si bien no se le ocultaba que había tocado en realidad un tema mucho más profundo que se salía de cualquier proporción. Finalmente, solo existe una sola forma de honrar a los hombres de letras que entregaron al mundo lo mejor de su inventiva literaria y es justamente leyendo sus obras. En el actual escenario en el que vivimos, con un mundo cada vez más hedonista y extremadamente egoísta qué bien nos vendría a todos refugiarnos, aunque sea por instante, en el maravilloso mundo del Quijote. De esta forma aprenderíamos a valorar un poco más nuestras vidas y como la fugacidad de la misma debe ilusionarnos en la construcción de un mundo más humano y digno para todos. ¡Gloria eterna al Príncipe de los ingenios!

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com