/
Buscar
Entre el GRL y la MPCh se revertió y truncó más de S/ 120 millones en proyectos para la población | Denuncian que pésimas condiciones para el recojo de basura atenta contra la vida de trabajadores | Los aparentes negocios familiares del alcalde de Mochumí que la Fiscalía está investigando | “No podemos ser parte de un circo… él se cree el dueño de la verdad… yo no le tengo miedo a Cornejo Chinguel” | Con partida falsa pretenden ganar juicio para apropiarse de terreno de más de 4 hectáreas | Autoridades le dan la espalda al único Museo de la Independencia que existe en la región | Una tremenda dilación por las presuntas deficiencias de funcionarios se vive en millonaria obra de Mocupe | Club Unión Chiclayo apuesta por el básquet como alternativa de cambio en los jóvenes | ¡Muchas Gracias, Sandra Wiesse Eslava! | El crecimiento económico de Kuczynski | ¿Cuándo se Jodió la región Lambayeque? | #MinistraFeminismoEs | TRAS EL 28 DE JULIO | Exitosa patinada | Los libros de su autoría: La cuestionada venta del vicerrector Ernesto Hashimoto a la UNPRG | Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Defensor del Pueblo a favor de intervención de OTASS en Epsel | Lozano: “APP tiene que reivindicarse con sus provincias… no porque alguien falló le cerraremos la puerta a todos” | Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento en la sociedad | Por tercera vez se posterga millonaria obra de saneamiento en La Victoria | Los rasgos y rostros perdidos de nuestra cultura debe encender más de un alarma | Conozca a Oliver Fernández la promesa del skateboarding en la Capital de la Amistad | Municipio de Lambayeque tendrá que pagar más de 21 millones de soles a favor de 270 trabajadores | Un año de debilidad en el gobierno | Coyuntura política en frases |
Síguenos:

¿Es posible estudiar y trabajar a la vez?

Junio 08, 2017
Compartir:

Por Jesús Alberto Paiba Samamé

Docente Área de Humanidades, Universidad Tecnológica del Perú

Esta seguramente es una de las preguntas que más se formulan las personas en general y de manera especial los más jóvenes, sobre todo aquellos que forman parte de las llamadas generaciones “Millennials” y “Z”. La primera está conformada por aquellos que nacieron entre 1980 y 2000; en cambio, los “Z” vinieron al mundo empezando el nuevo milenio. Sin duda, el paradigma de estudiar y trabajar a la vez puede suponer para ciertas personas en algo incompatible, pero para otros esto supone un reto con el que deben convivir cotidianamente. Por ello cabe, formular la siguiente pregunta: ¿es posible estudiar y trabajar a la vez? Considero que antes de responder a esta interrogante clave, previamente debemos preguntarnos por qué deseo estudiar y trabajar al mismo tiempo.  Entonces, en esta parte debemos considerar las circunstancias personales de vida, tales como edad, nivel educativo, situación económica familiar o personal, responsabilidades paternales, ubicación geográfica, fortalezas, intereses, expectativas, oportunidades de desarrollo, entre otros. Por ejemplo, las posibilidades de estudiar y trabajar a la vez pueden ser mayores en el caso de una persona soltera a diferencia de otra que ya tiene responsabilidades familiares; sin embargo, esta condición no representa siempre una limitante, puesto que muchas personas asumen y transforman esta circunstancia en un estímulo que les permite superar las adversidades que van descubriendo en el camino de la vida.

Por otro lado, tres de cada cuatro jóvenes peruanos trabajan y estudian al mismo tiempo fue lo que reveló una encuesta de Trabajando.com, publicada en el 2013. La encuesta, en el que participaron 2.400 personas, demostró que el 62% de los entrevistados tiene un empleo relacionado con la carrera que estudia. La mitad (50%) trabaja ocho horas diarias; el 24%, más de ocho horas; el 18%, solo seis horas; y el 8%, solo cuatro horas. Como se puede apreciar, la disponibilidad para asumir una jornada laboral está supeditada, sin duda, con el tipo de modalidad de estudios superiores que se desea escoger. De ahí que la oferta que se puede encontrar actualmente a nivel de educación superior en nuestra región es muy variada. En cuanto a las modalidades, existen los estudios presenciales, semipresenciales y hasta virtuales; evidentemente cada una de ellas presenta sus ventajas y desventajas, las mismas que deberán ser analizadas antes de tomar una decisión. Otro aspecto a considerar tiene que ver con los recursos económicos con que se cuenta para afrontar los estudios superiores; en ese sentido, la oferta educativa también es variada puesto que existen diversas instituciones tales como los Centros de Capacitación Técnico Productiva (CETPRO), los institutos superiores tecnológicos y pedagógicos, así como las universidades. Por ello es importante considerar que en cuanto a educación superior, en Lambayeque existen 117 carreras universitarias y 41 técnicas; de estas solo cuatro especialidades de dos universidades privadas están acreditadas en el SINEACE.

Es preciso señalar que continuar estudios superiores en cualquiera de sus modalidades exige también del participante desarrollar una serie de habilidades no solo cognitivas, sociales, interpersonales, sino también intrapersonales tales como la proactividad, la resiliencia y la superación constante de la procrastinación. La primera alude a la capacidad de saber tomar el control de los acontecimientos en vez de quedarse mirando cómo suceden las cosas. Ser proactivo significa anticiparse a los problemas, buscar nuevas soluciones y dar lo mejor de sí mismo. La segunda se define como la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial. Por último, procrastinar significa postergar. Dejar para más adelante. Resolver las cosas “algún día” y claro esto representa una constante tentación para aquellas personas que estudian y trabajan a la vez, porque, a veces, sentirán que ya no pueden seguir haciendo ambas cosas y casi siempre renuncia a la posibilidad de continuar con los estudios. Como muchas personas en este país, también he  vivido la experiencia de estudiar y trabajar a la vez y debo confesar que no es nada sencillo lidiar con ambas responsabilidades; sin embargo, doy crédito a esta frase que ahora se las repito con frecuencia a mis estudiantes: “No es tu aptitud, sino tu actitud lo que determina tu altitud”. Un abrazo para todos y hasta la próxima.         

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com