/
Buscar
Entre el GRL y la MPCh se revertió y truncó más de S/ 120 millones en proyectos para la población | Denuncian que pésimas condiciones para el recojo de basura atenta contra la vida de trabajadores | Los aparentes negocios familiares del alcalde de Mochumí que la Fiscalía está investigando | “No podemos ser parte de un circo… él se cree el dueño de la verdad… yo no le tengo miedo a Cornejo Chinguel” | Con partida falsa pretenden ganar juicio para apropiarse de terreno de más de 4 hectáreas | Autoridades le dan la espalda al único Museo de la Independencia que existe en la región | Una tremenda dilación por las presuntas deficiencias de funcionarios se vive en millonaria obra de Mocupe | Club Unión Chiclayo apuesta por el básquet como alternativa de cambio en los jóvenes | ¡Muchas Gracias, Sandra Wiesse Eslava! | El crecimiento económico de Kuczynski | ¿Cuándo se Jodió la región Lambayeque? | #MinistraFeminismoEs | TRAS EL 28 DE JULIO | Exitosa patinada | Los libros de su autoría: La cuestionada venta del vicerrector Ernesto Hashimoto a la UNPRG | Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Defensor del Pueblo a favor de intervención de OTASS en Epsel | Lozano: “APP tiene que reivindicarse con sus provincias… no porque alguien falló le cerraremos la puerta a todos” | Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento en la sociedad | Por tercera vez se posterga millonaria obra de saneamiento en La Victoria | Los rasgos y rostros perdidos de nuestra cultura debe encender más de un alarma | Conozca a Oliver Fernández la promesa del skateboarding en la Capital de la Amistad | Municipio de Lambayeque tendrá que pagar más de 21 millones de soles a favor de 270 trabajadores | Un año de debilidad en el gobierno | Coyuntura política en frases |
Síguenos:

¡GRACIAS MAESTRO!

Julio 05, 2017
Compartir:

Por: Jesús Paiba Samamé

Docente Área de Humanidades de la

Universidad Tecnológica del Perú

Después de tratar asuntos familiares y despedirse de los suyos, el maestro peruano deja su morada y camina ilusionado pensando una vez más que tiene la gran oportunidad de construir un país diferente, un Perú que progresa junto con su gente. En ocasiones, el viaje para ir a la escuela puede ser unas veces corto y otras, muy extenso; ya sea por tierra o surcando las aguas de los ríos, a nivel del mar, en las alturas o en la selva, con calor o frío, el maestro sabe que en la escuela lo esperan muchos niños, niñas o adolescentes confiados de que gracias a su sabiduría y vocación, ellos tendrán un futuro mejor. Después de superar el frontis de su escuela y antes de ingresar al aula, el maestro dialoga con sus colegas y directivos sobre la actualidad educativa del país buscando quizá aprovechar nuevas oportunidades de capacitación o promover la participación de sus estudiantes en algún concurso escolar. Es mi intención que el presente artículo permita que los lectores conozcan en qué consiste la labor de un docente peruano en el siglo XXI, y quizás con ello puede valorarse un poco más al profesional de la educación. 

Antes de las clases

Muchos creen que el trabajo de un profesor solo se resume a las horas de clase que desarrolla en la escuela; sin embargo, es preciso señalar que el maestro dedica en promedio de 2 a 3 horas diarias a preparar sus clases, pero en concreto qué actividades realiza un profesor antes de trabajar en el aula. En primer lugar, el docente debe revisar su programación curricular para verificar los temas que debe trabajar con sus alumnos en el aula, esto supone, por ejemplo, diseñar o rediseñar su sesión de aprendizaje, vale decir, el documento técnico-pedagógico que le permite organizar metodológicamente su trabajo docente. En segundo lugar, el profesor actualiza la información y los conocimientos que utilizará dentro de su marco teórico durante la clase, porque es consciente que hoy más que nunca estos dos recursos cambian constantemente y son muy importantes para la formación de sus educandos. Por último, el docente debe gestionar los recursos pedagógicos que le permitirán desarrollar su clase, tales como materiales impresos, libros, proyector, papelógrafos, plumones, pizarra, entre otros.   

Durante las clases

En promedio, una clase en la escuela tiene una duración promedio de 90 minutos, tiempo que el maestro debe aprovechar al máximo para desarrollar las competencias y capacidades cognitivas, procedimentales y actitudinales de sus estudiantes. En los primeros minutos de clase, el profesor, a través de alguna estrategia didáctica, busca despertar el interés de sus estudiantes por el tema que ha empezado a trabajar. Luego, se vale de diversos recursos y de su discurso pedagógico para abordar el tema de la forma más didáctica posible; es decir, intenta que los estudiantes se apropien de los fundamentos básicos que les permitan desarrollar sus habilidades académicas. Más adelante, la clase requiere de incorporar una serie de actividades prácticas para que los estudiantes puedan utilizar la información y su propio conocimiento para tomar decisiones que les ayuden a resolver problemas académicos con diversa exigencia; y antes de culminar con la sesión de aprendizaje, el docente debe implementar algún instrumento de evaluación que le permita medir el nivel de aprendizaje de sus estudiantes.

Después de las clases

Después de su jornada laboral, el profesor se alista para retornar a su domicilio, pero él también lleva “tarea para la casa”. Así, por ejemplo, el maestro se dedica a revisar los trabajos, cuadernos, prácticas o ejercicios desarrollados por sus estudiantes durante la clase; otras veces, revisa el diseño de sus sesiones de aprendizaje y realiza cambios, a nivel didáctico o teórico, por ello, revisa otra bibliografía esperando encontrar no solo nueva información, sino también aprender de las experiencias pedagógicas de sus colegas y es que las nuevas tecnologías de la sociedad de la información y el conocimiento, le permiten acceder a nuevas fuentes de información virtual. Por otro lado, el profesor utiliza también este tiempo para dialogar con otros colegas sobre los estudiantes que presentan ciertos problemas de aprendizaje buscando algunas estrategias o recursos pedagógicos que le permita ayudarlos. Finalmente, el maestro sabe que su labor va más allá de las aulas y seguramente que en muchas ocasiones se compromete con sus estudiantes y la escuela misma en diversas actividades extracurriculares.

No quiero culminar el presente texto, sin antes reconocer la encomiable labor que realiza el maestro peruano en beneficio de los niños, niñas y adolescentes que se educan en las escuelas públicas y privadas del Perú; y aunque solo exista el 6 de julio para homenajearte, hoy solo quiero decirte: ¡Gracias Maestro!   

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com