/
Buscar
La Vocación de Maestro | Llorar sobre la lluvia derramada | Autoridades y dirigentes de Chiclayo: Mucha bulla y ‘peliculina’ | Ante una violación constitucional | El pueblo reacciona | Siguiendo la ruta de los pagos a ejecutivos de la Concesionaria Trasvase Olmos en cuentas Offshore | Otra vez se frustra ejecución de obra de agua y desagüe en La Victoria por apelación de consorcio | Discrepancias por acuerdo limítrofe con la Libertad por el caso Chérrepe es un tema de nunca acabar | “Esperamos que no pase a mayores y que no haya más gente del partido comprometida” | En Monsefú y San José firman contratos para obra de saneamiento sin respetar observaciones del OSCE | Niños se benefician con programa de responsabilidad social empresarial | UCV renueva su curricula con motivo de un mejor aprendizaje | Trabajador de Epsel asegura que no le aumentaron irregularmente el sueldo, pero el OCI investiga | Consejo universitario de la UNPRG ordena que Velezmoro regrese a su cargo en esta alma máter | Solo 3 proyectos de los 22 presentados fueron aprobados por el Concejo en los dos años de gestión de la MPCh | Odebrecht cobró indebidamente más de 50 millones de dólares por sobrestimación de tarifa en trasvase de agua | TV Y CONCORTV | No se salva ninguno | ¡Con mi dinero no te metas! | La memorable entrevista a Larcery Díaz | Fuertes olas de calor continuarán en Chiclayo | Nuevas herramientas del Osce para denunciar a postores que presenten documentación e información falsa | Consejero regional cuestiona a la Fiscalía por cómo investiga caso de la pérdida de S/ 10 millones en medicina | Henry Chiclayo revela que la MPCh solo tiene 14 compactadoras de basura para toda la ciudad | Constructora COSAPI ya no subsanará deficiencias en colegio San José porque Tribunal Arbitral así lo dice |
Síguenos:

Navidad, tiempo de renovación

Diciembre 21, 2016
Compartir:

Diciembre es uno de los meses más significativos del año para la mayor parte de personas en el mundo entero. Tiempo en el que somos testigos de una de las más grandes expresiones de amor universal, el nacimiento del Niño Dios, Jesús, figura excepcional de La Sagrada Familia y mensajero de paz y hermandad que tanta falta le hace a nuestro mundo. Por ello, la Navidad se presenta al mundo cristiano como una nueva oportunidad, tiempo de renovación que nos invita a valorar lo que tenemos, pedir perdón y perdonar a nuestro prójimo y a trabajar con fe y esperanza para contribuir con un mundo más digno para todos. Personalmente me gusta también la Navidad para acercarme un poco más a la oración y la lectura, refugios espirituales de los hijos de Dios. Justamente leyendo “Afile la sierra”, séptimo capítulo del libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey, me encuentro con el tema de la RENOVACIÓN que en palabras del autor significa preservar y realzar el mayor bien que cada uno posee: usted mismo. Significa renovar las cuatro dimensiones de su naturaleza: la física, la espiritual, la mental y la socio-emocional. Dicho esto, me permito sugerirte algunas actividades que podrían ayudar a renovarte intrínsecamente.

Dimensión física

Cuando estamos a punto de finalizar el año es común escuchar entre las personas, amigos y familiares sentirse agotados físicamente y de hecho esta situación resulta completamente normal si vivimos intensamente nuestra vida laboral. Por ello, resulta fundamental que aprovechemos al máximo nuestras vacaciones para realizar actividades al aire libre como caminar y pasear solos, con amigos o en familia buscando desintoxicarnos un poco de la vida citadina y el estrés laboral. Recuerden que un paseo de 20 minutos puede favorecer nuestra salud cardiovascular y mejorar funciones tan básicas como la atención, la memoria y el procesamiento de la información

Dimensión espiritual

De acuerdo con Stephen R. Covey, la dimensión espiritual es nuestro núcleo, nuestro centro, el compromiso con nuestro sistema de valores, un área muy privada de la vida, de importancia suprema. Considero que la espiritualidad se materializa en la oración, voz interior del alma que nos permite encontrar la paz para escuchar a Dios quien nos llama a renovarnos espiritualmente y nos invita a obrar con rectitud y coherencia a partir de la fe, la esperanza y la caridad. Al ser la dimensión espiritual piedra angular de nuestras vidas, resulta imprescindible tener la valentía para abrir nuestros corazones con humildad a la palabra del Todopoderoso, a él no podemos engañar, todo lo sabe, todo lo conoce.  

Dimensión mental

Tan importante como renovar nuestro espíritu es fundamental que cultivemos nuestra mente; es decir que potenciemos nuestras habilidades y competencias cognoscitivas, tales como el análisis, síntesis, cálculo matemático, comprensión lectora, argumentación, razonamiento lógico, etc. ¿Cómo se logra esto?, a través de actividades recreativas como leer, disfrutar de una película, teatro, completando crucigramas y sudokus o participando en actividades de complementación académica como el aprendizaje de nuevos idiomas, cursos o talleres de actualización profesional, entre otros. Para ello es importante que de cara al próximo año y en paralelo con nuestras actividades laborales o académicas organices una agenda con tareas complementarias de formación general que te permitan elevar, por ejemplo, tu cultura general y nivel de empleabilidad.

Dimensión socio-emocional

La dimensión socio-emocional está centrada en los principios del liderazgo interpersonal, la comunicación empática y la cooperación creativa, porque nuestra vida emocional se desarrolla (primordial pero no exclusivamente), a partir de nuestras relaciones con los otros, y en ellas se manifiesta. Por otro lado, para fortalecer esta dimensión debemos conocer y practicar la comunicación asertiva; es decir, se trata de un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.

Estimados amigos, aprovechemos esta Navidad para agradecer a Dios por todo lo que hemos vivido en este año. Acerquémonos al pesebre con humildad y en familia para renovarnos espiritualmente en la presencia del Niño Jesús. Un nuevo año está a punto de comenzar y esto debe animarnos a trabajar con la ilusión de ser cada vez mejores personas para transformar nuestro mundo, en un mejor lugar para todos. ¡Paz, amor y felicidad para todos!     

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com