/
Buscar
Entre el GRL y la MPCh se revertió y truncó más de S/ 120 millones en proyectos para la población | Denuncian que pésimas condiciones para el recojo de basura atenta contra la vida de trabajadores | Los aparentes negocios familiares del alcalde de Mochumí que la Fiscalía está investigando | “No podemos ser parte de un circo… él se cree el dueño de la verdad… yo no le tengo miedo a Cornejo Chinguel” | Con partida falsa pretenden ganar juicio para apropiarse de terreno de más de 4 hectáreas | Autoridades le dan la espalda al único Museo de la Independencia que existe en la región | Una tremenda dilación por las presuntas deficiencias de funcionarios se vive en millonaria obra de Mocupe | Club Unión Chiclayo apuesta por el básquet como alternativa de cambio en los jóvenes | ¡Muchas Gracias, Sandra Wiesse Eslava! | El crecimiento económico de Kuczynski | ¿Cuándo se Jodió la región Lambayeque? | #MinistraFeminismoEs | TRAS EL 28 DE JULIO | Exitosa patinada | Los libros de su autoría: La cuestionada venta del vicerrector Ernesto Hashimoto a la UNPRG | Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Defensor del Pueblo a favor de intervención de OTASS en Epsel | Lozano: “APP tiene que reivindicarse con sus provincias… no porque alguien falló le cerraremos la puerta a todos” | Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento en la sociedad | Por tercera vez se posterga millonaria obra de saneamiento en La Victoria | Los rasgos y rostros perdidos de nuestra cultura debe encender más de un alarma | Conozca a Oliver Fernández la promesa del skateboarding en la Capital de la Amistad | Municipio de Lambayeque tendrá que pagar más de 21 millones de soles a favor de 270 trabajadores | Un año de debilidad en el gobierno | Coyuntura política en frases |
Síguenos:

Navidad, tiempo de renovación

Diciembre 21, 2016
Compartir:

Diciembre es uno de los meses más significativos del año para la mayor parte de personas en el mundo entero. Tiempo en el que somos testigos de una de las más grandes expresiones de amor universal, el nacimiento del Niño Dios, Jesús, figura excepcional de La Sagrada Familia y mensajero de paz y hermandad que tanta falta le hace a nuestro mundo. Por ello, la Navidad se presenta al mundo cristiano como una nueva oportunidad, tiempo de renovación que nos invita a valorar lo que tenemos, pedir perdón y perdonar a nuestro prójimo y a trabajar con fe y esperanza para contribuir con un mundo más digno para todos. Personalmente me gusta también la Navidad para acercarme un poco más a la oración y la lectura, refugios espirituales de los hijos de Dios. Justamente leyendo “Afile la sierra”, séptimo capítulo del libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey, me encuentro con el tema de la RENOVACIÓN que en palabras del autor significa preservar y realzar el mayor bien que cada uno posee: usted mismo. Significa renovar las cuatro dimensiones de su naturaleza: la física, la espiritual, la mental y la socio-emocional. Dicho esto, me permito sugerirte algunas actividades que podrían ayudar a renovarte intrínsecamente.

Dimensión física

Cuando estamos a punto de finalizar el año es común escuchar entre las personas, amigos y familiares sentirse agotados físicamente y de hecho esta situación resulta completamente normal si vivimos intensamente nuestra vida laboral. Por ello, resulta fundamental que aprovechemos al máximo nuestras vacaciones para realizar actividades al aire libre como caminar y pasear solos, con amigos o en familia buscando desintoxicarnos un poco de la vida citadina y el estrés laboral. Recuerden que un paseo de 20 minutos puede favorecer nuestra salud cardiovascular y mejorar funciones tan básicas como la atención, la memoria y el procesamiento de la información

Dimensión espiritual

De acuerdo con Stephen R. Covey, la dimensión espiritual es nuestro núcleo, nuestro centro, el compromiso con nuestro sistema de valores, un área muy privada de la vida, de importancia suprema. Considero que la espiritualidad se materializa en la oración, voz interior del alma que nos permite encontrar la paz para escuchar a Dios quien nos llama a renovarnos espiritualmente y nos invita a obrar con rectitud y coherencia a partir de la fe, la esperanza y la caridad. Al ser la dimensión espiritual piedra angular de nuestras vidas, resulta imprescindible tener la valentía para abrir nuestros corazones con humildad a la palabra del Todopoderoso, a él no podemos engañar, todo lo sabe, todo lo conoce.  

Dimensión mental

Tan importante como renovar nuestro espíritu es fundamental que cultivemos nuestra mente; es decir que potenciemos nuestras habilidades y competencias cognoscitivas, tales como el análisis, síntesis, cálculo matemático, comprensión lectora, argumentación, razonamiento lógico, etc. ¿Cómo se logra esto?, a través de actividades recreativas como leer, disfrutar de una película, teatro, completando crucigramas y sudokus o participando en actividades de complementación académica como el aprendizaje de nuevos idiomas, cursos o talleres de actualización profesional, entre otros. Para ello es importante que de cara al próximo año y en paralelo con nuestras actividades laborales o académicas organices una agenda con tareas complementarias de formación general que te permitan elevar, por ejemplo, tu cultura general y nivel de empleabilidad.

Dimensión socio-emocional

La dimensión socio-emocional está centrada en los principios del liderazgo interpersonal, la comunicación empática y la cooperación creativa, porque nuestra vida emocional se desarrolla (primordial pero no exclusivamente), a partir de nuestras relaciones con los otros, y en ellas se manifiesta. Por otro lado, para fortalecer esta dimensión debemos conocer y practicar la comunicación asertiva; es decir, se trata de un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.

Estimados amigos, aprovechemos esta Navidad para agradecer a Dios por todo lo que hemos vivido en este año. Acerquémonos al pesebre con humildad y en familia para renovarnos espiritualmente en la presencia del Niño Jesús. Un nuevo año está a punto de comenzar y esto debe animarnos a trabajar con la ilusión de ser cada vez mejores personas para transformar nuestro mundo, en un mejor lugar para todos. ¡Paz, amor y felicidad para todos!     

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com