/
Buscar
Entre el GRL y la MPCh se revertió y truncó más de S/ 120 millones en proyectos para la población | Denuncian que pésimas condiciones para el recojo de basura atenta contra la vida de trabajadores | Los aparentes negocios familiares del alcalde de Mochumí que la Fiscalía está investigando | “No podemos ser parte de un circo… él se cree el dueño de la verdad… yo no le tengo miedo a Cornejo Chinguel” | Con partida falsa pretenden ganar juicio para apropiarse de terreno de más de 4 hectáreas | Autoridades le dan la espalda al único Museo de la Independencia que existe en la región | Una tremenda dilación por las presuntas deficiencias de funcionarios se vive en millonaria obra de Mocupe | Club Unión Chiclayo apuesta por el básquet como alternativa de cambio en los jóvenes | ¡Muchas Gracias, Sandra Wiesse Eslava! | El crecimiento económico de Kuczynski | ¿Cuándo se Jodió la región Lambayeque? | #MinistraFeminismoEs | TRAS EL 28 DE JULIO | Exitosa patinada | Los libros de su autoría: La cuestionada venta del vicerrector Ernesto Hashimoto a la UNPRG | Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Defensor del Pueblo a favor de intervención de OTASS en Epsel | Lozano: “APP tiene que reivindicarse con sus provincias… no porque alguien falló le cerraremos la puerta a todos” | Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento en la sociedad | Por tercera vez se posterga millonaria obra de saneamiento en La Victoria | Los rasgos y rostros perdidos de nuestra cultura debe encender más de un alarma | Conozca a Oliver Fernández la promesa del skateboarding en la Capital de la Amistad | Municipio de Lambayeque tendrá que pagar más de 21 millones de soles a favor de 270 trabajadores | Un año de debilidad en el gobierno | Coyuntura política en frases |
Síguenos:

No, señor presidente - II

Julio 13, 2017
Compartir:

Escribe: Larcery Díaz Suárez

Periodista. Docente universitario

larcery@hotmail.com

El 28 de junio pasado, en mi columna “Cuestión de Díaz”, de este semanario, pedí que no lo indultara, señor presidente.

No solo se lo pedía. Se lo ordenaba. Y le decía, señor presidente, que no soy líder de una agrupación política que quiere hacerle la vida imposible –y que se la está haciendo no solo a su gobierno sino a todo nuestro país y trata por todos los medios, con chantajes y órdenes incluidas, que la gobernabilidad se vaya al diablo--.

Soy –añadía-- un simple ciudadano, que como millones votaron por Ud., señor presidente, para que en nombre nuestro prevaleciera un estado de derecho, con las libertades que todos nos merecemos; para que hiciera cumplir la ley, pese a quien le pese, señor presidente, con las sentencias que se merecen. Porque, al fin de cuentas, la mayoría de los peruanos mandamos que Ud., señor presidente, sea eso: el mandatario de la nación y no otro ni otra.

Y no queremos llegar a arrepentirnos de haberlo elegido; sobre todo si en algún momento a Ud., señor presidente, se le ocurriera darle el indulto no solo a quien destrozó social, política y económicamente a nuestro país, sino para favorecer a quien lo está tratando de lanzar al abismo y Ud. no se está dando cuenta o no quiere dársela, señor presidente.

Y vuelve a incidir, nada menos que Ud., señor presidente, lanzándonos un eufemismo que ni los mismos médicos del Perú y del mundo han usado para salvar a un criminal, como es el ahora ya famoso “perdón médico”.

Aquí le recuerdo, señor presidente, algunas declaraciones expresadas en las últimas horas por parte de reconocidos especialistas, no solo de la política, sino de la legalidad que encarna la justicia peruana e internacional y que dicen que el presidente de la República no puede violentar los compromisos internacionales que asumió el Perú ni dejar de lado el marco jurídico interno.

Jorge Bracamonte, secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), formula tal apreciación, al rechazar la posibilidad de indultar a Alberto Fujimori de parte suya, señor presidente.

“La motivación de esta movilización es, justamente, defender a las instituciones e indicarle con claridad al presidente de la República que, siendo él el primer ciudadano de la nación, él tiene que defender nuestro marco jurídico, los compromisos del país a nivel supranacional y no puede violentar el estado de derecho con un indulto ilegal”, ha remarcado.

Es más. Ha dicho que le parece que falta la palabra, falta a la honradez del propio presidente. Entonces, le recuerda –como le recordamos nosotros, señor presidente-- que Ud. está para gobernar, gobernar en paz, en democracia y cumpliendo aquellos mandatos que han sido compromisos con diferentes sectores del país, que reclaman hoy por estabilidad laboral, por seguridad ciudadana, por una gestión correcta y sin corrupción en el estado, entre otros temas.

De allí que este último fin de semana en Lima se haya dado una marcha multitudinaria, en la que se manifestó el compromiso con el país, con nuestras instituciones, para no permitir que Ud, señor presidente, vulnere la normatividad vigente con un indulto ilegal de Alberto Fujimori

Otros líderes de la política actual le espetan, señor presidente, esperando ver si Ud. claudica y da ese falso indulto humanitario, que en realidad sería político y revelaría un pacto de impunidad con el fujimorismo; o si realmente respeta la ley y respeta la Constitución y a quienes votaron por Ud.; o si respeta la memoria de las víctimas del fujimorismo y se pone firme.

Hay quienes sostienen, señor presidente que el tema del indulto al expresidente Fujimori se presenta como una especie de “moneda de canje” para el fujimorismo. Sabemos que desde el principio el objetivo del fujimorismo en el Congreso y la campaña era el indulto, señor presidente.

Le recuerdan, señor presidente, que hay que honrar a las víctimas, como los nueve estudiantes de La Cantuta y un profesor universitario, asesinados por el grupo Colina, bajo órdenes de Fujimori, quien los felicitó y los ascendió con felicitación personal. Los estudiantes fueron sacados de la residencia universitaria y luego asesinados a sangre fría, según los reportes policiales y periodísticos de entonces y libros de periodismo de investigación que hablan al respecto, señor presidente, donde se menciona a otras muchas víctimas.

Dicen que de ninguna manera hubiera ganado Ud. la presidencia si no hubiera garantizado que iba a respetar la ley que no iba a indultar a Alberto Fujimori.

Y la pregunta que anda por allí suelta, señor presidente es ¿El indulto al exmandatario Alberto Fujimori se dará a cambio de que Fuerza Popular no promueva la vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski?

A esta hora en que se publica esta columna, ya Ud. con Keiko Fujimori, la jefa de los fujimoristas, habrán hablado de muchas situaciones propias de la política y la economía actual.

Suponemos, señor presidente, que solo de paso también habrán tratado el tema del indulto, ya recurrente y que ha generado mil y un comentarios, a pesar que no valga la pena y a pesar que nunca debió ser puesto en el tapete.

Pero, a la vez, suponemos que también Ud. ha tenido que tratar sobre los avances en las investigaciones que incluso vincularían no solo a la lideresa de Fuerza Popular con el caso Odebrecht, sino a algunos miembros de su familia, incluido Kenji, ese congresista que dijo que el Congreso era un circo y que algunos de los congresistas eran leones y que con sus payasadas forzadas busca distraer a la opinión pública, protegiendo a la vez a todo su entorno e incluyendo en esta protección por supuesto a su hermana.

Porque, en medio de este “pleito”, también está la libertad de su padre. ¿Quién gana o quién pierde al dársela? También los fujimoristas andan asustados, señor presidente. Si le dan libertad al ladrón y criminal, inmediatamente él asumirá el control del fujimorismo. ¿Keiko va a dejar que lo haga? ¿Los fujimoristas que no han tomado su moto para ir a visitarlo lo harán? Ese es otro tema, digno de las primeras planas de la prensa amarilla.

Esperemos sí, señor presidente, que los acuerdos que se logren del diálogo con Keiko Fujimori, sean favorables para la gobernabilidad del país y no para una persona ni para un grupo de personas. Además, le recordamos, señor presidente, que desde antes de asumir el mando Ud. pidió el diálogo y no se lo quisieron dar por el berrinche luego, de haber perdido de las elecciones.

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com