/
Buscar

El Perú en el sendero que se bifurca

Diciembre 30, 2015
Compartir:

Uno de los cuentos más célebres del genial Jorge Luis Borges es “El jardín de los Senderos que se Bifurcan”, si bien esta pequeña obra maestra es una parábola gigante del tiempo, también se puede utilizar esta figura para las encrucijadas antes las cuales de vez en cuando se ven enfrentados los países. Estaremos una vez más ante dos caminos, escogiendo entre dos tramos posibles de nuestra historia por escribir.

La próxima elección presidencial de abril es crucial en el Perú, ya tenemos demasiados ejemplos de cómo una mala elección nos hace retroceder varios lustros en el desarrollo del país. Esto es clave en el mundo del siglo XXI tenemos que estar en el pelotón de adelante, en el grupo de países que lidera el desarrollo mundial, tenemos todo para lograrlo, materias primas, recursos humanos, historia, idiosincrasia, riquezas naturales, patrimonios históricos que han sido declarados patrimonios de la humanidad, tenemos todos los factores necesarios para ser un gran país, pero no lo somos por nuestros gobernantes, y no lo somos también porque elegimos mal cada cinco años.

Lo primero que debemos definir es que modelo económico seguimos, definitivamente el neoliberal con piloto automático que nos ha regido desde 1990 no es el modelo que nuestro país necesita. A este modelo solo le interesa que el Perú cumpla con su deuda externa, que exporte solo materias primas y que permita a las grandes trasnacionales explotarnos. Es tan penoso el sistema neoliberal que los peruanos hoy estamos esclavizados de los créditos de consumo, de las tarjetas bancarias, de los prestamistas, porque vivimos en una sociedad con un desfase serio, por un lado los medios nos venden que vivir feliz significa comprarse todo lo de moda, y exhibir autos o casa costosas, sin embargo los sueldos son miserables, y la gran masa del país está endeudada. El peruano ya no sale los fines de semana a la sierra cercana o a las playas veraniegas, prefiere irse al mall comercial y agotar sus pobres presupuestos, endeudarse es la nueva esclavitud ciudadana. Es que el desfase está entre la idealización de un ciudadano exitoso y el triste y patético ingreso per cápita de los peruanos.

Por todo ello necesitamos un gobierno que inicie una etapa de desarrollo global, primero que solucione la seguridad ciudadana, requisito indispensable para cualquier cosa que se quiera hacer en adelante con la economía y la producción, el convivir con la delincuencia hace imposible el desarrollo; segundo, se debe cambiar la matriz económica, ya no el neoliberalismo sino que debemos adoptar o crear políticas en las que prime el desarrollo nacional, adiós al piloto automático, es necesario que el Estado asuma su responsabilidad, debe bajar el precio de los servicios básicos,  acabar con los abusos de las empresas, ofrecer grandes facilidades a las trasnacionales que quieran venir a invertir al Perú pero bajo reglas estrictas y favorables a nosotros.

El país necesita políticas de promoción, necesita desarrollar su agro y su turismo, estos dos rubros pueden llegar a generar ingresos superiores a lo que hoy constituye la minería. Si entienden esto entonces sabrán por quien votar, de lo más de 17 candidatos actuales sólo uno ofrece cambiar de modelo económico y político. Ojalá lo descubran antes de abril. ¡Feliz 2016!

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com