/
Buscar

¿En qué momento se jodió el Apra?

Diciembre 11, 2015
Compartir:

Las elecciones internas apristas son una vez más, muestras de la falta total de democracia en los partidos y los movimientos políticos peruanos, ¿cobrar 500 soles por inscripción de candidato?, eso se llama selección por descarte, eso permite que quien quiera ganar esas elecciones invierta unos cuantos miles de soles y tenga su decena de votos asegurados de los delegados. ¿Dónde quedó el UN APRISTA UN VOTO?

La Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) nació en el primer tercio del siglo XX como un movimiento estudiantil que lucharía contra el imperialismo y los grandes intereses económicos, hoy, en el primer quinto del siglo XXI, el APRA es un partido más, que se ha adaptado a la corriente, que ya ha sido dos veces gobierno, y que jamás cambió las estructuras del poder como era su compromiso auroral.

En el camino murió su líder, Víctor Raúl, un visionario político que marcó la historia del poder en el Perú, pero que también tuvo serios cambios y grandes errores en su carrera política, de ser un incendiario líder juvenil en la década de los 20 pasó a ser el político que firmó una alianza con el odriísmo (su ex perseguidor) en lo que se llamó la convivencia, un maloliente pacto que quitó al APRA su condición del Partido del Pueblo.

A la muerte de Haya de la Torre en 1978, la pugna por el poder interno se decidió a favor de un jovencísimo Alan García, con el apoyo de Armando Villanueva y Luis Alberto Sánchez, pero fue entonces que a mi parecer el APRA como tal desapareció, ganó una facción que ha logrado despojar al movimiento de Haya de la mística, de la doctrina, de la filosofía política que inspiró su fundación. Ojo que quien lea a Haya de la Torre en el Antiimperialismo y el APRA podrá apreciar que su propuesta era ambiciosa, y planteaba una tercera opción, ni Washington mi Moscú, varios lustros antes del inicio de la Guerra Fría. El APRA nació como un movimiento libertario, se gestó en las haciendas azucareras de los valles norteños, dónde todavía existía la esclavitud laboral, donde se cometían los grande abusos que también se replicaban en los andes peruanos y que registrara magistralmente Arguedas y Ciro Alegría. Esa esclavitud de entonces es ahora económica, los peruanos somos dependientes de los grandes intereses económicos, tenemos uno de los servicios públicos más caros del mundo, tenemos un aparato estatal muy corrupto, y tenemos grandes males ya endémicos, sin embargo el APRA ya no es la solución, en algún momento luego de su apocalíptico primer gobierno Alan García, el líder aprista decidió que el neoliberalismo era  lo mejor. Su segundo gobierno respondió a los grandes intereses, y no solucionó la gran problemática nacional, ni la pobreza, ni el centralismo, ni la inseguridad ciudadana.

El APRA dejó de ser un partido en 1984, pasó a ser el club de Alan, todo desde entonces responde a los intereses personales de AGP, todos quienes son delegados a las convenciones internas, son candidatos al congreso, ministros, o altos funcionarios del Estado, han tenido que gozar del visto bueno, de la venia, de la luz verde de Alan.

Viendo las elecciones internas actuales, en el APRA no cambia nada, pero lo que sí ha cambiado creo es la preferencia del público, su actual y estático 7% demuestra que la gente ya no cree en él, el efecto narcoindultos ha sido devastador, se le puede perdonar que robe pero haga obra, pero no que suelte delincuentes y narcos. La pregunta es: ¿los verdaderos apristas recuperarán su partido?

 

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com