/
Buscar

Héroes y villanos

Mayo 11, 2016
Compartir:

Lo que acaba de suceder en Filipinas es muy sintomático de lo que sucede en varios países del mundo. Rodrigo Duterte, candidato antisistema, logró una insuperable ventaja de 5.840.000 votos sobre su rival más cercano, es decir cerca del 40% de los votos.

Porqué lo eligió este país, sumido en su mayor parte en la pobreza, con una democracia incipiente y corrupción generalizada, la respuesta está en sus promesas: "¡Olviden las leyes sobre los derechos humanos!", vociferó en su último mitin. Se parecía al “los derechos humanos son una cojudez” de Cipriani. "Si soy elegido presidente, haré exactamente lo que hice como alcalde. Ustedes, traficantes, atracadores y canallas, sería mejor que se vayan, porque los voy a matar", ha sentenciado este filipino de 70 años.

Es abogado y ha sido alcalde más de 20 años en la ciudad de Davao. Y no solo eso, ha amenazado, con establecer un gobierno unipersonal, si los legisladores le desobedecen, un dictador en ciernes.

En un país donde el 80% de sus habitantes son fervientes católicos, Duterte se ha dado el lujo de insultar incluso al papa Francisco. En un discurso para lanzar su campaña el año pasado, lo calificó de ‘hijo de puta’, solo por haber provocado atascos de tráfico durante una visita a Filipinas.

Y menciono todo este caso porque explica buena parte de las votaciones en el Perú. Mucha gente se pregunta cómo Keiko Fujimori puede  obtener el 39% de la votación. Precisamente por el recuerdo de su padre, a la distancia, para el votante Alberto Fujimori tuvo la decisión para enfrentar el terrorismo y el desastre económico alanista, por lo tanto su hija y heredera, tendrá la decisión para hoy en día solucionar la inseguridad y la pobreza, la falta de oportunidades, que son los principales males de hoy.

Claro, los antifujimoristas señalan que lo de Fujimori fue una dictadura y una corrupción generalizada, pero lo de dictadura es relativo, al peruano no le interesa si hay una dictadura lo que le interesa es que le solucionen sus problemas. El peruano es más pragmático que ideologizado. El voto ideológico en nuestro país lo representan Verónika Mendoza y el Frente Amplio, y Gregorio Santos, el resto vota por quien le asegure tranquilidad y soluciones.

Por eso también el votante peruano ha dejado de lado a una generación de políticos que ellos consideran nunca hicieron nada por el Perú, Alan García, Lourdes Flores, Antero Florez, y Alejandro Toledo, han recibido una lección de la historia, ese recambio es muy importante para una democracia, por ello también quizás gane Keiko, su juventud es una ventaja irreversible frente a los 77 años de PPK, su propuesta es más fresca y directa que la de su rival, a quien se le ve muy forzado bailando en cuantos programas lo inviten tratando grotescamente de desmentir un presunto cuadro senil.

Aparte de ello, las campañas electorales desde Alberto Fujimori cambiaron radicalmente, los bailecitos reemplazaron a los discursos, y todos los candidatos han caído en ello, salvo Alfredo Barnechea quien fue el único que llevó el debate a un interesante nivel de propuestas, tanto Acuña, Keiko, Alan y ahora PPK, se confiaban a bailecitos, factor K, Festialan, son muestras de ello.

En suma, el votante apoyará a quien más le dé confianza, el bajo nivel del debate y el que sólo sea uno, hace inútil cualquier esfuerzo por conocer los planes de cada uno y su desempeño en el conocimiento y manejo de los mismos.

De salir Keiko tendrá una oportunidad histórica para hacer un buen gobierno, teniendo el Congreso a favor, no habrá excusas, los antifujimoristas señalan que volverá la dictadura, las esterilizaciones masivas y las matanzas como La Cantuta, es una visión muy pesimista, el contexto del 2016 es otro, diferente al de 1990.

En cambio del otro lado, de PPK, su actualidad y futuro son más difíciles, su edad, su minoría parlamentaria y la falta de consistencia en su movimiento político, no configuran una base para una buena presidencia.

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com