/
Buscar

La Salud en los tiempos de PPK

Noviembre 16, 2016
Compartir:

Enfermarse es lo peor que nos puede pasar en estos tiempos, y bueno fuera que sea una elección nuestra, no, la enfermedad nos elige a nosotros sin ningún aviso previo sin ninguna consideración de edad, condición o color. Las enfermedades acompañan al ser humano recordando a diario nuestra condición de seres imperfectos y factibles de ser diezmados por pandemias mundiales. Por ello la salud pública, es un área básica de la condición humana en la que los gobiernos deben dar todas las facilidades para la protección y cuidado de los ciudadanos.

Sin embargo la realidad es otra, la salud pública está tan abandonada y mercantilizada que incluso nos sorprendemos cuando salta a la luz pública un caso como el del asesor presidencial Carlos Moreno, que ha desnudado una verdad que todos sabemos en el subconsciente pero que nadie nunca quiere enfrentar hasta que te toca: la corrupción total en los servicios de salud pública, que afectan directamente al segmento de la población más indefenso: el ciudadano en extrema pobreza.

Es vomitivo y terrorífico haber escuchado al inefable Moreno hablar de negociazos cuando describe el manejo del SIS, programa de salud dedicado a los más pobres, incluso dice “es una mina de oro” cuando se refería a los servicios de tomógrafo, pues el negocio consistía en formar una empresa para alquilar un tomógrafo al SIS, para lo cual era necesario que los tomógrafos del Hospital Loayza siguieran malogrados, como lo están hasta hoy, para generar la demanda y embolsarse cientos de miles de soles.

Pero lo grave es que Moreno no era un simple médico, era el asesor presidencial del flamante presidente de “lujo” que tenemos, y este Presidente le había dado poderes plenipotenciarios pues le había sacado una resolución de la Presidencia a su favor solicitando a todas las entidades públicas del país que le brindarán todas las facilidades para su “trabajo”, pero en realidad estaba poniendo al gato de despensero.

Alguien en un puesto tan poderoso como el que tiene PPK o el que tiene Zavala, el primer Ministro, puede ser tan despistado como para no saber que Carlos Moreno era un lobista descarado, conocido en todo el Loayza y en círculos estatales por hacer negociazos desde hace años. Era evidente que alguien lo puso en un puesto tan alto para seguir haciendo negocios multiplicados al mil.

Claro que PPK no es el responsable de que la salud pública esté como esté, esto es producto de décadas en que las autoridades simplemente han hecho negociazos en vez de preocuparse por la atención a los ciudadanos, pero es momento que PPK demuestre que le interesamos, lo primero que puede hacer es romper el esquema mercantilista de las grandes farmacéuticas que conciertan precios desde siempre, y que elevan abusivamente las medicinas. Ese puede ser el comienzo.

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com