/
Buscar
Entre el GRL y la MPCh se revertió y truncó más de S/ 120 millones en proyectos para la población | Denuncian que pésimas condiciones para el recojo de basura atenta contra la vida de trabajadores | Los aparentes negocios familiares del alcalde de Mochumí que la Fiscalía está investigando | “No podemos ser parte de un circo… él se cree el dueño de la verdad… yo no le tengo miedo a Cornejo Chinguel” | Con partida falsa pretenden ganar juicio para apropiarse de terreno de más de 4 hectáreas | Autoridades le dan la espalda al único Museo de la Independencia que existe en la región | Una tremenda dilación por las presuntas deficiencias de funcionarios se vive en millonaria obra de Mocupe | Club Unión Chiclayo apuesta por el básquet como alternativa de cambio en los jóvenes | ¡Muchas Gracias, Sandra Wiesse Eslava! | El crecimiento económico de Kuczynski | ¿Cuándo se Jodió la región Lambayeque? | #MinistraFeminismoEs | TRAS EL 28 DE JULIO | Exitosa patinada | Los libros de su autoría: La cuestionada venta del vicerrector Ernesto Hashimoto a la UNPRG | Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Defensor del Pueblo a favor de intervención de OTASS en Epsel | Lozano: “APP tiene que reivindicarse con sus provincias… no porque alguien falló le cerraremos la puerta a todos” | Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento en la sociedad | Por tercera vez se posterga millonaria obra de saneamiento en La Victoria | Los rasgos y rostros perdidos de nuestra cultura debe encender más de un alarma | Conozca a Oliver Fernández la promesa del skateboarding en la Capital de la Amistad | Municipio de Lambayeque tendrá que pagar más de 21 millones de soles a favor de 270 trabajadores | Un año de debilidad en el gobierno | Coyuntura política en frases |
Síguenos:

Yo apoyo D.L 1323

Abril 26, 2017
Compartir:

En el 2015, un menor de solo doce años decidió quitarse la vida en Iquitos luego de que no encontrase compresión de sus padres debido a su orientación sexual. El padrastro del adolescente le golpeó y rapó el cabello "como castigo" por ser homosexual. El menor se ahorcó al no soportar la depresión.  Hoy dos años después, todavía se discute en el Congreso si es correcto que el Estado deba proteger la vida de las minorías sexuales a través de las leyes. Pues de eso se trata: de asegurar y afirmar su dignidad.  ¿Hasta cuándo nuestros prejuicios seguirán causando tantas muertes?

En el 2016, la Defensoría del Pueblo indicó que la población LGTBI (Lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersex) vivía una “situación de especial vulnerabilidad”  y que “no debe tolerarse que un sector de peruanos y peruanas esté ausente de las políticas públicas y que pueda ser atacado, insultado, discriminado o incluso, muchos de ellos sean asesinados sin que exista una respuesta oportuna y contundente del Estado”.

Entre enero del 2009 a marzo del 2016 se registró alrededor de 230 casos de violencia física y 157 homicidios a personas LGTBI, además dichos homicidios están revestidos de una fuerte carga de violencia y crueldad. Según el Informe Anual de Derechos Humanos de Promsex, se estima que la tasa de denuncias apenas representa el 10% de lo que ocurre en el Perú, debido a que por vergüenza estos delitos no son denunciados o porque las autoridades no aceptan las denuncias de las minorías sexuales.

Ante estas cifras que evidencian una problemática, es que desde el 6 de enero de 2017 el Ejecutivo promulgó el Decreto Legislativo 1323 el cual modifica el Código Penal elevando las sanciones para los crímenes de odio ,decreto que incluye a la identidad de género y a la orientación sexual como agravantes. En términos simples: Si una persona es asesinada por ser gay o lesbiana, el delito será castigado con más años de cárcel, incrementando la responsabilidad penal.

Esto, ha sido motivo de debate en los últimos días en el Congreso, debido a que Fuerza Popular (bancada mayoritaria) ha traído abajo en la Comisión de Constitución este avance, sugiriendo que se eliminen los artículos de este decreto que impliquen incluir como agravante la orientación sexual. Esto, debe ser ratificado por el Pleno del Congreso (En donde el fujimorismo también tiene mayoría).

Sin duda alguna, lo sucedido significa un retroceso en materia de derechos humanos y un retroceso en el marco del Derecho Internacional en cuanto a los compromisos asumidos por el Estado Peruano con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, institución que ha señalado que la falta de consenso sobre los derechos de las minorías sexuales no puede ser un argumento para continuar reproduciendo la discriminación que vienen sufriendo.

No se trata de “lobby gay”, tampoco se trata de que “nos quieren homosexualizar” , no es “ideología de género” ni “feminismo radical”; se trata de DERECHOS,  de entender que el Estado debe garantizar la protección de los más vulnerables y de asumir que una vida no vale más que la otra. Ahora nos toca liberarnos de los prejuicios y asumir como compromiso propio la construcción de una sociedad más inclusiva e igualitaria.

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com