/
Buscar

Las mafias en las campañas electorales presidenciales

Mayo 25, 2016
Compartir:

En estos tiempos de campañas electorales y evidentes sospechas de incursión del narcotráfico en la política peruana, se hace necesario recordar qué significa el poder del crimen organizado en el mundo, cuánta incursión tienen en el Perú y por qué es el peor de los males en cuanto a la inseguridad ciudadana del momento.

Recordemos que el 2014, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) comparaba el gasto que se invierte en el mundo para ayudar al desarrollo de los pueblos contra lo que mueve el crimen organizado internacional. Increíblemente, se anunció que los delincuentes gastan seis veces más que los propios gobiernos e instituciones en sus países, invirtiendo US$870.000 millones, aproximadamente.

Para que se entienda cuánto invierten los criminales en sus fechorías, esos 870.000 millones de dólares son el equivalente actual al 1,5% del PBI mundial o el 7% de las exportaciones en el mundo. Además, haciendo una comparación más, si todos los delincuentes se unieran como un país, estarían dentro del G20, dígase, entre las 20 economías más poderosas a nivel mundial.

Si disgregamos el crimen organizado, el ilícito negocio del Narcotráfico mueve dinero por 320.000 millones de dólares anuales y, adivinen cuál es la droga que más se vende; obviamente, la cocaína, la que aporta su “roquita blanca de arena” con 85 mil millones de dólares. Peor aún, nuestro país, el Perú, es el primer productor de cocaína a nivel mundial.

Entonces, si somos el primer productor de cocaína a nivel mundial, es ilógico pensar que el narcotráfico no está metido en un sector tan vulnerable como la política peruana. Esto es importante tenerlo en cuenta porque la práctica de los narcotraficantes sobre tener poder político no es nueva y siempre han estado desde la sombra en los principales puestos de Gobierno.

Curiosamente, un ejemplo que toman a rajatabla los narcotraficantes es Pablo Escobar Gaviria, en su momento el más sanguinario criminal de Colombia. Este miserable cayó desde el día que ingresó a la política, debido a su insaciable hambre por el poder. Justamente, los narcos de ahora saben que eso fue un grave error y desde ese entonces no “dan mucha luz”, como dicen entre ellos, y prefieren gobernar desde la sombra.  

Es curioso que cuando se habla de narcotráfico en el Perú, la justicia peruana sea la más tibia de todas. Pasó con Demetrio Chávez Peñaherrera alias “Vaticano”, quien operó libremente durante el régimen de Alberto Fujimori en los años 90 y solo fue apresado cuando se enfrentó a Vladimiro Montesinos por denunciar que le cobraba cupos a nombre del entonces Presidente de la República. Por esa osadía (no por amen de la justicia y la paz mundial) se fue a la cárcel por 30 años.

Pasó también con Fernando Zevallos González alias “Lunarejo”. Este sujeto involucrado en las altas élites de poder en el Perú llegó a tener su propia aerolínea de aviones y formó su empresa “Aerocontinente”. Curiosamente en Perú se paseaba como “Pedro por su casa”, pero no fue hasta cuando en enero de 1995, en Piura, se incautaron 3.5 toneladas de cocaína y empezaron sus problemas. En esta ocasión fue el periodismo de investigación del Diario El Comercio a través del colega Miguel Ramírez quien puso de manifiesto la mafia que había instaurado “Lunarejo” por estas tierras. Claro está que su captura y encarcelamiento no fue posible hasta que la propia DEA, Administración para el Control de Drogas (en inglés: Drug Enforcement Administration), pidió al Perú poner acento a las investigaciones sobre el narcotraficante más popular de ese entonces en nuestro país. Otra vez, poco o nada hicieron las autoridades nacionales para detener a tan evidente narcotraficante.

También pasa actualmente con la familia Sánchez Paredes, quien está en la Lista Blanca de la DEA y se tiene un juicio abierto en los Estados Unidos también por acusaciones de lavado de dinero derivado del narcotráfico. La historia es más que conocida y hay evidencias de laboratorios de la droga donde actuaban miembros de la familia. Otra vez, acá en Perú la justicia pasa por agua tibia.

Y si volvemos a la actualidad, por qué el caso de narcotráfico se ha puesto de manifiesto en estos días. Bueno, porque la propia DEA confirmó que está investigando al secretario general del partido de Keiko Fujimori, Joaquín Ramírez. Este señor para nada es gracioso cuando rechaza la investigación con ese absurdo argumento de que es “cholo”. Este señor obtuvo una fortuna de la nada y ahora es un multimillonario con oscuras intenciones de mover los más altos hilos del poder.

Leía en internet que, para obtener el tremendo ascenso económico de Joaquín Ramírez, se debe tener un crecimiento de la rentabilidad de 80% anual y sin ninguna mínima caída. Explicado en palabras simples, Ramírez les gana a las ventas por internet a nivel mundial quienes crecen a un 30%; a Waltmar, la tienda más grande de los Estados Unidos que crece un promedio de 20% anual. A Facebook que crece 25% en un año. Al propio multimillonario y gurú de las inversiones Warrent Buffet quien tienen crecimientos anuales del 21%.

Entonces, ¿de dónde salió este peruano como eminencia en finanzas?, ¿este “Jesús multiplicador de billetes”? Bueno, este señor llamado Joaquín Ramírez es nacido de una oscura historia y ahora está a punto de tener el gran poder gracias a su partido y la señora Keiko Fujimori, quien increíblemente, dice que jamás le preguntó a su propio Secretario General de dónde saca tanto dinero para la campaña.

Y si la propia lideresa del partido que podría llegar a la Presidencia del Perú no le pregunta de dónde nace el dinero a un investigado por la DEA y la Justicia Peruana, entonces corremos el peligro de estar a portas de un posible “Narcoestado”, lo cual es peor que cualquier delincuente o criminal en las calles. Recuerden que el narcotráfico tiene a su mando a todo un ejército de sujetos que matarían a cualquiera por vivir día a día con un “paco de marihuana”, un “paquete de cocaína” o su “bolsa de pasta”. Por ello aún es tiempo de reflexionar.  

Tags:

Comentarios

Desarrollado por ivanfiestas.com