/
Buscar
Denuncian por presunta estafa a contratista intermediario que ejecuta obras para el Estado | Los planes de gobierno municipales en los distritos de Ferreñafe parecen ser mismas historias de ficción | Verruga ataca a las aves de corral en Cañaris y los agricultores exigen el bono del Estado | UGEL Ferreñafe exige mayor número de especialistas al sector Educación | Faen�n al descubierto en obra que es el dolor de cabeza de los ferre�afanos | Atrasada obra en Ferreafe podra costarle la vacancia a alcalde Jacinto Muro Tvara | En Caaris constructoras mantienen inconclusos proyectos del GRL | Despus de 10 meses Contralora reacciona con denuncias en polmica obra de Ferreafe | Millonaria obra de saneamiento en Ferreafe lleva medio ao de retraso | PRENSATUR PER -LAMBAYEQUE ORGANIZA CICLO CONFERENCIAS | CONCIERTO DE MSICA UN LPIZ POR UNA SONRISA | QU HICIMOS MAL LA CULTURA E HISTORIA LAMBAYECANA OLVIDADA | Ms de mil escolares lambayecanos postularon por una de las Beca CAP | Universidad Csar Vallejo-HACER indexada en LATINDEX | Alumnos de escuela rural cajamarquina hacen posible su mximo sueo y meta | Augusto lvarez Rodrich comparti conocimientos con prensa lambayecana | Los lderes nacen o se hacen? | Fomentan hbito por la lectura a travs de bibliotecas comunales | Hablando de vibras | Confesiones de un sacerdote de la Iglesia Renovada | Carnaval en llimo: Tradicin de un pueblo entero | Carnavalon de Pacora desea ingresar al Rcord Gines. | Primera pelcula hecha en esta ciudad trampas de tu lado oscuro | Zombie Walk: Los jvenes universitarios despiertan | Instrumentos Musicales de la Dispora Africana y Museologa |
Síguenos:

Inicio > Ferreñafe > Hablando de vibras

Hablando de vibras

Julio 08, 2013
Compartir:

Por Stanley Vega - Locheros.com: Aquella tarde de un invierno ahora impreciso...

Por Stanley Vega - Locheros.com Aquella tarde de un invierno ahora impreciso, nos dirigimos a la casa del pintor Ronald Lozano. Miguel Suárez –su colega– no estuvo tranquilo hasta verme partir junto a él. Durante los últimos días no había dejado de insistirme, diciendo, tienes que conocerlo, ver su trabajo, hasta chamán es el hombre. Ronald nos hizo pasar a su sala. Se le notaba eufórico. Un ligero tufo a licor atravesó mis narices. Sabrán disculparme, dijo al percatarse que de pronto nos detuvimos cerca de la puerta de entrada, estoy echándole un poco de aguardiente, del bueno. Miguel se adelantó en comentarle que no se incomodara, que sólo estaríamos un rato. El televisor trasmitía un partido de Eliminatorias donde la selección de Perú una vez más perdía. Nuestro anfitrión, un tipo robusto y cincuentón nos mostró sus cuadros colgados en la pared de la sala. Una serie de cactus, San Pedro de 7 puntas aparecidos en diversas perspectivas. Son plantas que cuidan los corrales en las chacras, nos cuenta, pero que él los ha personificado en no sólo cactus vigilantes sino también en amorosos tallos. Su ebriedad se hizo poco a poco más notoria. Y que al parecer ese aguardiente era del bueno, trepador. No en qué momento se acercó y dijo que me habían hecho “daño”. Que él podría curarme, ponerme de pie. Que si no me “trataba” moriría en unas semanas. Ya le iba a responder con una broma cuando me percaté del guiño de Miguel. Debía entender que estaba huasca, hacerme el gil. Sin embargo, no todo quedó allí. Al poco rato el chamán Lozano me lanzaba con su boca, porciones de agua florida y aguardiente. Y no de dónde sacó una vara de chonta pero el hecho es que comenzó a “limpiarme” mientras cantaba: Vamos levantando Vamos suspendiendo en nombre de Stanley Vega Vamos siguiendo por su nombre, por su rastro Vamos levantando, arriba ese corazón Vamos limpiando... Yo lo único que deseaba era que se quede dormido. Y que me dejara el camino limpio, sin olores raros ni oscuros vaticinios. Pero el desaforado curandero seguía frotándome las extremidades con esa chonta. Luego, la golpeaba contra su muslo, como queriendo expulsar las malas energías impregnadas dentro de la negra madera. Hasta que ocurrió lo impredecible. La dura vara de chonta se partió en dos. A Ronald se le pasó la borrachera. Aquella vara le pertenecía al hijo del famoso y desaparecido chamán Santos Vera. Era una valiosa herencia, parte de la gran “mesa” del padre. ¿Qué le diría a su amigo Orlando? Nunca lo supe. Lo cierto es que, como verán, hasta hoy sigo vivito. Sin mayores daños en el cuerpo ni en el alma.


Tags:

Comentarios
  • Registrar Comentario
Desarrollado por ivanfiestas.com