/
Buscar

Inicio > Destacadas > Danzas y alegorías: una noche de identidad lambayecana

Danzas y alegorías: una noche de identidad lambayecana

Julio 27, 2016
Compartir:

Dicen que el maestro debe ser un ejemplo para el alumno

Gerardo Carrillo

Periodista

CHICLAYO. Dicen que el maestro debe ser un ejemplo para el alumno. Y fue así como el pasado sábado los profesores de ADEU Académico iniciaron el ya tradicional festival de danzas y alegorías por Fiestas Patrias con la presentación “Negritos de Jayanca”.

A diferencia de años anteriores, esta vez no se mostrarían las diferentes danzas del Perú sino las de los distritos lambayecanos.  

Eran las siete y treinta de la noche cuando comenzó este homenaje al Perú que lleva 16 años realizándose y con el cual se buscó generar identidad y amor por las expresiones artísticas de Lambayeque, algo que definitivamente se consiguió entre los más de 500 asistentes que disfrutaron de aquellas 15 presentaciones muy bien ejecutadas por los estudiantes de primaria y secundaria, con bellas vestimentas y una puesta en escena que solo un par de colegios más de nuestra ciudad despliegan.

Fueron los pequeños del cuarto grado de primaria los encargados de iniciar el concurso con la alegoría “Los pregoneros”, quienes eran los vendedores ambulantes durante el virreinato y que reemplazaban a los relojes porque todos los días pasaban a la misma hora ofreciendo sus productos: la lechera a las seis de la mañana, la panadera a las ocho, el aguador a las nueve, la tamalera a las diez, la verdulera a las diez, la frutera al mediodía, la chichera a la una de la tarde y la picaronera a las cinco de la tarde. Esta presentación fue la que más risas generó por las frases pícaras con las que los pregoneros ofrecían sus productos y por las conversaciones con sus clientes.

El segundo número fue el que finalmente sería el ganador entre las presentaciones de secundaria: “Naymlap y la sacerdotisa de Chornancap”, impresionante participación de los estudiantes del tercer año, una puesta en escena (actuación, escenario, vestimenta y un caballito de totora) que debería ser desplegada en el Parque Principal de Chiclayo para el deleite de todos.

En esta estampa se pudo apreciar la cesión de poder de Naymlap a la sacerdotisa de Chornancap, quien tuvo un rol importante en la historia de la cultura Lambayeque y tuvo como divinidad a la luna en sus rituales. Este acto de entrega revela el equilibrio de género que debería existir desde esa época hasta la actualidad.

Esta presentación fue la justa ganadora en secundaria porque realmente los más de 20 alumnos que participaron lo hicieron de forma muy coordinada, con un vestuario de primera y con mucha solemnidad, tanta que la presentación hipnotizó a los asistentes hasta erizar la piel.

“Para que una presentación que busca generar identidad en los alumnos y el público se realice de forma extraordinaria, depende fundamentalmente de contar con profesores muy motivados y comprometidos con su trabajo. Y para que esto suceda es necesario que la cabeza del colegio, en este caso la directora Mirian Rodríguez, comprenda la importancia de lo que se promueve”, afirmó Jesús Paiba, experimentado docente en instituciones como IPAE y UTP.

Luego de la sobresaliente presentación “Naymlap y la sacerdotisa de Chornancap”, le tocó el turno a la estampa “Divino Niño del Milagro” de Ciudad Eten, a cargo de los alumnos del quinto grado de primaria, quienes finalmente serían los ganadores en el nivel primario.

La festividad del “Divino Niño del Milagro” está inspirada en dos apariciones: la primera sucedió el 2 de junio de 1649 y la segunda el 22 de julio del mismo año. La primera aparición sucedió luego de haber concluido la ceremonia Corpus Domini. El fraile franciscano Jerome de Silva Manrique vio que en una hostia había aparecido el rostro resplandeciente de un niño de rizos castaños. Todos los fieles presentes pudieron ver lo mismo. La segunda aparición fue durante los festejos en honor a Santa María Magdalena, patrona de Ciudad Eten. Según el testimonio de Fray Marco López, superior del convento de Chiclayo, durante la exposición del santísimo sacramento el Divino Niño Jesús apareció nuevamente en la hostia vestido con una túnica morada, debajo de esta tenía una camisa que llegaba a la mitad del pecho tal y como usaban los indios. Con este signo, el Divino Niño quería identificarse con los habitantes mochicas de Eten y demostrarles su amor. Esta aparición duró aproximadamente 15 minutos.

Luego de la estampa del “Divino Niño del Milagro” de Ciudad Eten, la competencia en el colegio ADEU Académico continuó con danzas y alegorías como las del Señor de Sipán, Diablicos de Túcume, Negritos de Zaña, la Cruz de Motupe, historia del curanderismo en Salas, estampas de Batán Grande, Olmos, San José, Santa Rosa, Incahuasi, entre otras que fueron muy bien ejecutadas y en las que se notó las horas de ensayo, el apoyo de los padres y la dedicación de los docentes.

“La competencia estuvo muy interesante. Es bastante significativa esa compenetración de toda la familia, ya que las danzas son trabajadas por padres e hijos. Este diálogo es muy importante para el desarrollo del niño, para que tenga más confianza y fe en sí mismo. Se ha notado bastante empeño y el compromiso del colegio con las tradiciones de nuestro amado país”, afirmó Gladys Vega, profesora de historia y miembro del jurado de este evento, que fue un recorrido por las principales expresiones artísticas de nuestra región.


Tags:

Comentarios
  • Registrar Comentario
Desarrollado por ivanfiestas.com

Warning: Unknown: write failed: Disk quota exceeded (122) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/var/cpanel/php/sessions/ea-php56) in Unknown on line 0