/
Buscar

Inicio > Opinión > La dinastía Fujimori Higuchi

La dinastía Fujimori Higuchi

Marzo 01, 2017
Compartir:

Lo que contó Cuarto Poder debiera ser tomado en cuenta en detalle por la Segunda Fiscalía por Delitos de Lavado de Activos, que acaba de abrir una investigación por presunto lavado de dinero a la empresa Limasa.

La semana que pasó, Keiko Fujimori se pronunció sobre la decisión fiscal de investigar, tanto a ella por lavado de activos --en el caso de Joaquín Ramírez, quien fuera secretario general de su agrupación política, Fuerza Popular--, como a sus hermanos por el caso Limasa. “Es una cortina de humo”, se atrevió a decir Keiko.

Pero este domingo, el programa “Cuarto Poder”, nos aclaró el tema referido a la dinastía Fujimori. Presentó un video grabado en Tokyo el 27 de agosto del 2014. Ese día el congresista Kenyi Fujimori y su hermano mayor, Hiro, eran presentados ante empresarios y ejecutivos como los flamantes socios de una compañía transnacional de ese país, dedicada al transporte aéreo, terrestre y marítimo de carga pesada para comercio exterior, llamada Sankyo Corporation.

Están el presidente de la firma japonesa, Koso Fuyiki, el analista financiero norteamericano Daniel Lescot, Hiro, Kenyi y sus socios peruanos Marco Aguinaga y Roberto Zagal. Los cinco representaban a la operadora logística almacenera de carga pesada, con sede en el Callao, Integrated Global Logistics (IGL), conocida por su anterior nombre: Limasa; el mismo lugar en el que un año antes, el 2013, la policía encontró 100 kilos de droga. Hoy, además de su almacén  y sede principal, en la cuadra 1 de la avenida Gambetta, en el Callao, IGL o Limasa, cuenta con un almacén de 25 mil metros cuadrados.

Solo cinco años les bastaron a los Fujimori Higuchi para crear esta empresa, convertirla en un rentable negocio y atraer como socio a un gigante japonés.

En julio del 2009, Kenyi Fujimori, con apenas 29 años y sin las credenciales aún de congresista, se juntó con tres socios para fundar Limasa, aportando cada quien 10 mil soles. Con un capital de 40 mil soles, medio año después, en  diciembre del 2009, vino el primer aumento del capital social y desde entonces la proyección financiera de los hermanos Fujimori no ha parado.

En estos años, la operadora y almacenera logística de los Fujimori y sus socios, ha logrado importantes aumentos de capital. En la primera etapa, de julio del 2009 a diciembre del 2010, el incremento de capital se hizo con el incremento directo de fondos de cada accionista. Así, en solo un año y medio, el capital de Limasa pasó de los 40 mil soles a 991 mil soles (casi un millón de soles). Kenyi Fujimori aún no era parlamentario. Pero la etapa definitiva y más elaborada ocurrió entre el 2012 y el 2014, cuando los Fujimori aplicaron un esquema de incremento de capital, denominado capitalización de deudas. En este caso, deudas contraídas supuestamente por Limasa.

¿En qué consiste la capitalización de deudas?: Supongamos que tenemos dos empresas: empresa A y empresa B. La primera empresa, A, le presta dinero a la empresa B. Esta no le devuelve el préstamo en condiciones normales, sino que lo hace emitiendo acciones. De esta manera, la empresa A se convierte en accionista de B. Han capitalizado una deuda. Ambos, entonces, ahora son socios. En este caso concreto, Limasa contraía deudas y las pagaba con acciones. Y así, su prestamista se convertía en su accionista. El detalle es que Limasa no se endeudó con bancos ni con terceras compañías. Lo hizo con empresas creadas por los propios Fujimori y sus socios en Limasa; es decir, con empresas que tenían vínculos entre sí. En buena cuenta, se prestaban supuestamente a sí mismos y supuestamente se devolvían con acciones a sí mismos. Y, así, el dinero se quedaba en Limasa convertido en capital. Y eso se aplicó una y otra vez hasta el día en que se aliaron con la firma japonesa.

Los Fujimori crearon empresas que en pocas semanas de vida eran capaces de prestarle importantes sumas de dinero a Limasa. Así, en mayo del 2012 nació, con un capital de 1,000 soles, la empresa FM Capital Partners. A pocos días, FM Capital le prestó a Limasa 424,809 soles. Y, al mes siguiente, junio del 2012, en lugar de pagar la deuda, emitió acciones a su favor, por la misma cantidad de 424,809 soles. Con esas acciones, FM Capital, pasó a ser accionista de Limasa. Esa deuda, que se convirtió en acciones y después en capital, se sumó al capital anterior de Limasa, el que se elevó a 1'416,029 soles. Pero, días después, Limasa volvió a emitir acciones a FM Capital, por 1'451,191 soles; gracias a lo cual, el nuevo capital de Limasa subió a 2'867,220 soles.

En mayo del 2014, los Fujimori Higuchi crearon una nueva empresa: Inversiones Perú Japón SAC, con un capital de apenas 100 soles. En junio, Inversiones Perú Japón recibió un fondo de casi 1'470,000 dólares provenientes de Japón, vía Canadá, en calidad de préstamo de la gigante japonesa Sankyo Corporation. En julio, Limasa absorvió a la novísima Inversiones Perú Japón, que en buena cuenta nació y casi en el acto murió, empresarialmente hablando. ¿Cómo quedó la deuda que había contraído con la nipona Sankyo? Con la absorción, Limasa se hizo cargo de esa obligación. Pero no devolvió el dinero en cuotas, como en un préstamo con el sistema financiero. Por lo menos, no en la primera parte. ¿Qué hizo? Nuevamente emitió acciones a favor de Sankyo Corporation. Primero, por 700 mil dólares. Y con ello, la corporación japonesa ingresó como accionista a la empresa peruana y socia de los Fujimori. Al mes siguiente, agosto del 2014, los hijos de Alberto Fujimori y sus socios, fueron recibidos en la capital imperial por Fuyinki como los flamantes socios sudamericanos.

¿Qué tan sospechoso es todo esto?

El penalista y exprocurador Iván Montoya asegura que "son manifestaciones sintomáticas de un posible lavado. Eso amerita, por sí misma, una investigación. ¿Por qué una compañía transnacional le prestaría esa suma a una empresa con apenas semanas de constituida y un poco nutrido historial crediticio? ¿Qué empresa presta a otra, con 100 soles de capital, una cantidad exorbitante de dinero?”.

Lo que contó Cuarto Poder debiera ser tomado en cuenta en detalle por la Segunda Fiscalía por Delitos de Lavado de Activos, que acaba de abrir una investigación por presunto lavado de dinero a la empresa Limasa.

 

 

 

 


Tags:

Comentarios
  • Registrar Comentario
Desarrollado por ivanfiestas.com